Naciones Unidas, 7 sep (PL) Siria vuelve a ocupar hoy una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU, esta vez centrada en asuntos humanitarios, aspecto en el que algunos miembros del organismos denuncian también una visión parcializada.

La víspera se realizó otra reunión del Consejo para analizar el tema sirio, y Estados Unidos, Francia y Reino Unido insistieron en que Damasco usa armas químicas contra los civiles, aunque sin mostrar pruebas esclarecedoras.

Durante la sesión informativa de esta mañana, se espera un reporte del enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, y del director de Operaciones y Defensa de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas, John Ging.

En la tarde, habrá reunión abierta de la fórmula Arria sobre Idlib, la cual contará con representantes de la Comisión de Negociación de Siria, de la oposición y la sociedad civil, informó la delegación estadounidense.

Según denunció la víspera el representante permanente de Rusia ante la ONU, Vassily Nebenzia, hay una nueva oleada de amenzas contra Siria y se utiliza el Consejo de Seguridad para incitar y lanzar provocaciones.

Estados Unidos, Francia y Reino Unido realizaron en abril de este año un ataque tripartita contra un laboratorio sirio, bajo el pretexto de que estaba relacionado con la fabricación de armamento químico, recordó.

Si realmente hubiese existido allí ese potencial, qué hubiese sucedido con la población de los alrededores, cuestionó el diplomático.

Después, los especialistas de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) inspeccionaron el lugar y no encontaron ningún indicio de sustancias nocivas, detalló.

También denunció cómo los cascos blancos construyeron una mentira sobre el uso de armas químicas en Duma.

A juicio de Nebenzia, decir que hay armas químicas en Siria no es más que una incitación para que los terroristas las empleen y luego, inculpen al Gobierno de Damasco.

En ese sentido, señaló que se ha comprobado que las agrupaciones terroristas introducen sustancias tóxicas en Siria, con el apoyo de países extranjeros.

Las provocaciones en el Consejo de Seguridad solo llevarán a una escalada de tensiones en el Medio Oriente, y esto acarreará mayores daños para la población civil, apuntó el embajador ruso.

El potencial químico de Siria ya fue destruido bajo el mandato de la OPAQ y ahora las potencias occidentales emplean el tema de las armas químicas para atacar y desacreditar al país, recalcó el representante ruso.

Mientras en el cuartel general de la ONU en Nueva York ocurra el debate sobre Siria, la sede en Ginebra acoge una reunión con los garantes de los diálogos de Astaná, que persiguen avanzar en una solución política para el conflicto en la nación levantina.

agp/ifb | Prensa Latina