Por: Hernán Durango

Asi como lo está leyendo, definitivamente no habrá peajes dentro de la región de Urabá entre los municipios de Chigorodó y Turbo (departamento de Antioquia). La decisión se tomó este jueves 30 de agosto en una reunión sostenida en Medellín entre la Gobernación, la Agencia Nacional de Infraestructura -ANI- y los alcaldes del Urabá antioqueño.

Esta medida permite continuar con la concesión Mar 2, que tiene a su cargo el mantenimiento del tramo Turbo- Necoclí, según el informe de la oficina de comunicaciones de la Gobernación de Antioquia.

De acuerdo al informe de prensa, dicho encuentro realizado en el sede de gobierno de La Alpujarra contó con la presencia del gobernador Luis Pérez Gutiérrez, el secretario de Infraestructura Gilberto Quintero y los alcaldes de la región de Urabá, quienes se reunieron para revisar o modificar la ubicación del peaje Río Grande – Chaparral al segmento Chigorodó – El Tigre y darle inicio a la operación del peaje Cirilo; entre los municipios de Turbo – Necoclí.

La decisión trascendental de la reunión es la de no instalar un peaje entre Chigorodó – Turbo y mantener la estructura administrativa en Río Grande – Chaparral y Cirilo que quedan en las entradas y salidas de la región agroindustrial de Urabá. El informe destaca además , que se acordó iniciar operaciones en el peaje de Cirilo a partir del 3 de septiembre, con las tarifas definidas para el mismo. Para el nuevo peaje del sector El Tigre, se iniciará la construcción de la nueva caseta provisional que permita dar inicio a su operación.

Así mismo, respondiendo a las peticiones de los mandatarios locales se implementarán reductores de velocidad en la vía Necoclí – Arboletes, en el sector Alejandría y en el sector Necoclí – Turbo, en la que se encuentran asentamientos indígenas.

También se revisará además la calidad de las obras a lo largo del proyecto y en el municipio de Chigorodó se instalarán reductores de velocidad a la altura de los sitios Agrícola, Abedules y Junín.

Frente al problema de erosión costera entre Arboletes y los Córdobas, se instalarán enrocados que permitirán la estabilidad de la obra y la transitabilidad por el sector.

La medida de no instalar los peajes al interior de los municipios de la zona bananera era una de las principales exigencias de las comunidades urabaenses que protagonizaron protestas y paros generalizados en la primera semana del mes de enero de 2018. En las manifestaciones de rechazo se denunciaba por parte de los voceros de las protestas que la instalación de peajes dentro de los municipio a afectaría seriamente la economía y agravaría la complicada situación de crisis social existente en el Urabá.

durango200Hernán Durango