Del 5 al 8 de septiembre de 2018

Por: Nelson Guzmán Baena.

De enorme zona celeste se desprenderá una vital estrella para iluminar los caminos del departamento del Quindío en este mes del amor y la amistad enalteciendo la cultura de sus moradores. El motor de dinamismo: el XI Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales del 5 al 8 de septiembre de este 2018, que cada año se celebra con afecto y proeza en la ciudad de la Villa del Cacique y nutriendo los cerebros de letras correctamente estructuradas.

Recordando la Crítica Literaria Argentina ya fallecida Ana María Barrenechea quien sostenía que la literatura fantástica (Tema oficial del certamen) ofrece acontecimientos que van de lo cotidiano a lo normal. Me apuntalo y puede ser ligereza como lecturas de esta familia: El hecho de invadir las aulas de las Instituciones Educativas de tablas y luego tramitarse en el Congreso de la Republica un Proyecto de Ley para retirarles o retenerle a los educandos al ingreso de los colegios o escuelas los celulares. Aparatos que no piensan, ni razonan por quien los adquiere ni mucho menos llevando al ser pensante a la praxis. Tardíamente los cerebros que nos gobiernan se enteraron que estos incrementan la soledad; enfermedad del Siglo XXI. Es entonces la oportunidad como en décadas pasadas de otorgar vida a los planteles educativos y a su comunidad en general dotándolos de laboratorios de biología, idiomas, artes, deportes, matemáticas, física y química.

Ahora no quiero decir que no se emplee la tecnología y su desarrollo si solamente si de manera racional. Se puede colegir que el dinero de la educación se invirtió sin ningún estudio específico solo satisfaciendo los intereses de monstruosas exigencias del inhumano capitalismo. Que lectura le hacemos a una consulta popular contra la corrupción que se requiere un poco más de 12 millones de los 38 millones Colombianos aptos para votar y no llegamos al umbral. Como leerse este ilusorio fenómeno social cuando durante más de doscientos años nos quejamos de las angustias existenciales en que nos desenvolvemos permanentemente producto de la pudrición Estatal o gubernamental, de las clases sociales. Como leerse el que se nos consulte con un plebiscito si estamos de acuerdo o no con la firma del Acuerdo Final de Paz llevado en la Habana Cuba y en contra de este sanguinario acto que mancha de sangre el suelo colombiano por más de 53 años y se vota en contra. Infinitos hechos históricos que para mí caben en el espejismo.

Si lográramos hacer un efectivo repaso de la enseñanzas que nos profeso Luis Vidales encontraríamos parte de la solución razonable a lo que se culpa como mandato divino, metafísico o subjetivismo mental.

Este excelso evento organizado por la Fundación Torre de Palabras y dirigido por José Nodier Solorzano donde ya han cumplido la parte pertinente a lo pedagógico en nuestras instituciones educativas Calarqueñas durante varios meses y ahora la agenda de trabajo centrada durante 4 días en la Casa de la Cultura, Teatro, Cárcel Peña Blanca, universidades y proyectada a otras ciudades cercanas al Quindío. Considero debe predominar el apoyo espiritual y material de la administración departamental, municipal y el Ministerio de la Cultura como políticas públicas que deben estar trazadas en sus Planes de Desarrollo ya que de verdad redundará en provecho de la calidad de vida humana en estos territorios y en especial Calarcá.

Podemos disfrazarnos de magos, dragones, vampiros, duendes, hechiceros, hadas, mesías, bonachones, etc. no quedándonos indiferentes, como en una ciudad sutil (Italo Calvino. Las Ciudades Invisibles). Siendo precisamente este uno de los objetivos reflexivos del Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales colocar los pies sobre la tierra como lo hacia nuestro Premio Lenin de La Paz en aras de la armonía sociedad naturaleza.