ACIN (*) 

La consulta popular fue convocada gracias al trabajo de miles de personas que la han liderado, inicialmente con la recolección de firmas, luego con la aprobación en el congreso y ahora con la pedagogía para que la ciudadanía conozca la importancia de votar 7 veces SI.

El gobierno nacional tuvo que acceder a convocarla (Ver Decreto 1028 del 18 de junio de 2018) gracias a la presión popular.

La consulta no pertenece a ningún partido político o persona particular, es un ejercicio de control sobre quienes dimos la potestad de administrar los recursos públicos. Es importante que las comunidades en resistencia de nuestros territorios, pongan su voz autónoma en las urnas contra quienes saquean la nación en perjuicio de nuestros planes de vida.

A continuación les damos algunos elementos para que discutan sobre la consulta y podamos acompañarnos este 26 de agosto, rogándoles que organicen su tiempo para que no dejen de participar en nuestros rituales mayores.

El dinero que rescatemos a los corruptos a través de la consulta anticorrupción, que son 50 billones de pesos al año, se orientaran a cubrir diferentes necesidades sociales que tiene el país, como: salud, educación, vivienda o vías entre otras necesidades, obligaciones del Estado con el dinero de todos.

El número de colombianos habilitados para votar está conformado por 36’227.267 personas, esto es lo que conocemos como censo electoral, para que la consulta tenga validez se necesita una tercera parte de este censo, unos 12 millones de votos.

Esta vez no vamos a votar por un candidato o un partido, vamos a votar por el cumplimiento inmediato de 7 mandatos, ¡El mismo pueblo legislará directamente, en ejercicio de la democracia participativa!

Para la consulta popular no hay ningún pago por voto, ni ninguna forma de financiación estatal a los promotores, de hecho las consultas populares no cuentan con financiación estatal de ningún tipo. Lo que si va a pasar es que los corruptos la tendrán cada vez más difícil para seguirnos robando impunemente 50 billones de pesos al año.

El mandato de la Consulta Anticorrupción es exclusivamente para bajar el exorbitante salario de 280 congresistas y 115 altos funcionarios del estado.

Esto gracias a que son los congresistas los que aprueban las leyes, la distribución de presupuesto y hacen debates de control político a los ministros y otros cargos. Por esta razón muchos ministros y congresistas se unen para hacer negocios entre ellos a cambio de dar contratos, es esto lo que configura una casta política, y es a ellos a quienes ataca esta consulta.

Uno de los mayores temores que tienen muchos congresistas es que se apruebe el punto 6, el cual los obliga a hacer público su patrimonio, es decir con qué dinero ingresan a su cargo y con qué patrimonio terminan.

Si aprobamos la consulta anticorrupción, los senadores pasarían de ganar $31.249.680 mensuales a ganar $19.531.050, un sueldo más que digno para vivir. La mayoría de colombianos ganamos solo $781.242 y con esto pagamos arriendo, comida, servicios públicos, educación, salud, vestuario y claro, no nos queda dinero para actividades culturales y recreativas, debemos pagar por todo.

Las normas anticorrupción que propone la consulta no existen porque el congreso siempre las ha hundido.

Durante 4 años los promotores de la consulta anticorrupción presentaron estos proyectos al congreso y más de 8 veces los negaron. Por eso solo quedó la opción de obligar al congreso a aprobar estos 7 mandatos vía votación popular.

Les dejamos el link de la página de uno de los comités promotores para más información:

https://www.vencealcorrupto.com/

(*) Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca – ACIN

http://www.cric-colombia.org/portal/el-26-de-agosto-todos-a-votar/