1. Una carta desde prisión

Al día siguiente de que se produjo el llamado a indagatoria de la Corte Suprema al expresidente Álvaro Uribe, el pasado 24 de julio, el uribismo reveló una inquietante carta firmada por Enrique Pardo Hasche.

Radicaron el documento de 12 páginas, escrito a mano, el 12 de abril en la Secretaría de la corte. Pardo Hasche, condenado por secuestro, es compañero de prisión de Juan Guillermo Monsalve. Como se sabe, este último es el testigo clave contra Uribe. Monsalve asegura que hizo parte del bloque Metro y que la cuna del paramilitarismo fue la hacienda Guacharacas. Allí, sostiene, los primeros paras se organizaron a mediados de los años noventa con el auspicio de los propietarios de la hacienda, los hermanos Uribe Vélez.

Pardo Hasche arranca su carta con una amplia exposición de varias charlas que, asegura, sostuvo con Monsalve. Luego dice que el testigo le pidió ayuda para comunicarse con Uribe porque quería retractarse y pasar a acusar al senador Iván Cepeda como el cerebro de un montaje contra el exmandatario. “Llorando me manifestó que quería ponerse en contacto con el senador Uribe, que su familia no le hablaba y que lo habían abandonado, me reiteró que quería retractarse y decir la verdad”, dice la carta. Pardo Hasche luego explica que movió hilos y que gracias a su gestión apareció en la cárcel La Picota el abogado Diego Cadena, enviado por el expresidente, para reunirse con Monsalve.

Por su parte, la corte y Monsalve sostienen la tesis opuesta: que Pardo Hasche sirvió para presionar al testigo, para que, bajo amenaza y a cambio de dádivas, dejara de incriminar a Uribe y mintiera señalando a Cepeda.

La famosa carta –radicada ante la corte tres meses antes del llamado a indagatoria– se ha divulgado como “la prueba reina ignorada por la Corte Suprema”, pues demostraría que Monsalve buscó a Uribe y no al revés. Así mismo, el escrito evidenciaría que Pardo Hasche no hizo nada irregular, sino que más bien tuvo la iniciativa de poner a la Justicia al tanto de una artimaña. Sin embargo, un análisis cronológico de los hechos deja ver las cosas de otra manera.

La corte tiene documentado que el abogado Diego Cadena intentó entrevistarse con Monsalve desde mediados de febrero y que lo logró el 22 de ese mes. Ese día lo visitó en la cárcel y “le pidió firmar un documento previamente elaborado”, sostiene el máximo tribunal en el auto de llamado a indagatoria.

Para ese momento, Monsalve ya había comunicado a la corte que estaba recibiendo presiones y los investigadores –por interceptaciones– sabían que era cierto. El testigo, por su parte, grabó a Cadena y a Pardo Hasche con un reloj espía cuando estos le insistían que firmara la retractación preelaborada. Monsalve se negó aduciendo que si lo hacía, incurriría en el delito de falso testimonio, pero les dio largas para lograr documentar lo máximo posible. Por eso, hay varias grabaciones. En una de estas Pardo Hasche le dice a Monsalve: “Usted lo que debe hacer es pasarse para el lado de este señor. Él lo va a tener en cuenta después, cuando sea presidente, pa lo que sea. Haga de cuenta Dios es Uribe. Es Dios”.

Cadena visitó otras dos veces a Monsalve y en la última reunión este le dio nuevas esperanzas de firmar la “retractación”. El testigo dijo que pensaría en enviarla por medio de su esposa. Por ello, Cadena concretó una reunión con la compañera de Monsalve en el centro de Bogotá, el 5 de abril. Pero aquella vez tampoco obtuvo nada, salvo la certeza de que lo estaban grabando. Después de todo eso, a la semana siguiente, el 12 de abril, Pardo Hasche escribió la carta que fue rápidamente radicada ante la Corte Suprema. En el expediente hay decenas de llamadas entre el expresidente Uribe y el abogado Diego Cadena, así como de este con Pardo Hasche.

2. La reunión grabada por la Corte

De la reunión en el centro de Bogotá entre Cadena y Deyanira Gómez, esposa de Monsalve, se conoce solo un breve audio. En este se escucha al abogado aclarando que él solo le ha solicitado a Monsalve que “si quiere haga una retractación que esclarezca la realidad, hágalo a través de una declaración extrajuicio y yo se la puedo llevar a la corte con mucho gusto…”.

Cadena hizo esa afirmación cuando dedujo que la mujer estaba sentada con él bajo el monitoreo de la corte. Efectivamente, la compañera de Monsalve llevaba micrófonos bajo la ropa y los investigadores del caso estaban controlando la reunión . El abogado Cadena también grabó con su celular el audio. Un aparte de este, conveniente para el abogado, apareció en los medios. La grabación completa que hizo la corte aún no se conoce públicamente, pero abogados que han podido cotejar el aparte divulgado en medios con el registro completo aseguran que llevan a conclusiones opuestas. En el voluminoso expediente que la corte les entregó a los abogados del expresidente Uribe para que preparen su defensa, hay transcripciones de interceptaciones en las que el abogado Cadena habla sobre la conveniente edición que le mandó a hacer al audio de la reunión entre él y la esposa de Monsalve.

3. ¿Por qué RTVC y no el búnker?

El expresidente Uribe y sus abogados han cuestionado que la corte haya acudido a la Radio Televisión Nacional de Colombia (RTVC), en cuyos laboratorios se depuró la calidad del video grabado por el testigo Monsalve con el reloj. Señalan que la cadena de custodia se echó a perder y que además la directiva de la RTVC que dio trámite al asunto, Tatiana Duplat, es una rabiosa antiuribista. La corte recurrió a esa entidad al amparo del artículo 242 del Código Penal (Ley 600) que habilita a los funcionarios judiciales para acudir a expertos de entidades públicas o privadas y señala que estos deben cumplir inmediatamente el requerimiento “obligándose a guardar la reserva debida”. Duplat explicó que solo asumió el rol de autorizar a un ingeniero para que atendiera la petición.

eduardo_pardo_hasche
Eduardo Pardo Hasche

La carta que Eduardo Pardo Hasche (izquierda) envió a la corte es exactamente contraria a lo que dice en el video que le grabó en secreto el testigo Monsalve.

¿Pero por qué la corte no acudió a los modernos laboratorios del búnker de la Fiscalía? Sobre ello nunca habrá una respuesta oficial, pero es probable que haya incidido la mala experiencia que tuvo el máximo tribunal con esos laboratorios, de donde se esfumaron interceptaciones telefónicas que eran determinantes dentro de la investigación que se le sigue al expresidente Uribe por presunta manipulación de testigos. Hasta ahora no se conoce resultado de la investigación ordenada por la inexplicable desaparición de esas evidencias.

4. Tuso Sierra, ayer y hoy

Otro punto de debate en la indagatoria que deberá rendir el expresidente Uribe gira en torno al testimonio de Juan Carlos ‘el Tuso’ Sierra, un conocido narcoparamilitar extraditado a Estados Unidos. En el pasado, el testimonio del Tuso resultó clave para probar nexos entre políticos y paramilitares. Pero también se le recuerda por su rol clave en el caso Tasmania, un burdo montaje con el que trataron de golpear la credibilidad de la corte, y de enlodar al entonces magistrado auxiliar Iván Velásquez, cuando este avanzaba en la macroinvestigación de la parapolítica en Antioquia. Posteriormente, el Tuso admitió que detrás del montaje estaban Mario Uribe y Santiago Uribe, primo y hermano del expresidente.

el_tuso_sierra
El Tuso Sierra

El Tuso Sierra (derecha) será escuchado por la Corte Suprema a petición de los defensores del expresidente Uribe.

Ahora el Tuso, desde Miami, ha enviado a la corte cartas en las que pide que lo escuchen. En la más reciente señaló que el hoy senador Iván Cepeda, Piedad Córdoba y Rodrigo Lara lo visitaron para pedirle declarar contra Uribe a cambio de prebendas. El expresidente, por medio de sus abogados, insiste en que el Tuso debe ser escuchado, pues su testimonio probaría que Cepeda se ha dedicado a manipular testigos en su contra.

En el auto de llamado a indagatoria a Uribe, la corte sostiene que el expresidente “de manera personal y directa” ha buscado que el Tuso haga un video a su favor. Y en el expediente hay interceptaciones en las que le informan al abogado Cadena de la posibilidad de que el Tuso “mencione a Barceló”, diciendo que este supuestamente le mandó a ofrecer beneficios. Como se sabe, el magistrado José Luis Barceló es el presidente de la Corte Suprema y uno de los tres togados que instruyen la investigación contra Uribe.

Uribe, tras anunciar que no renunciaba al Senado y que enfrentaría a la corte, recusó a los tres magistrados. Ese recurso se resolverá probablemente la semana entrante. En el auto de llamado a indagatoria a Uribe, el máximo tribunal ordenó también oír en declaración a una veintena de personas, incluido el Tuso. La gran pregunta entonces es ¿qué le va a decir esta vez el narcoparamilitar a la Corte Suprema?.

Publicado en Revista Semana