Brasilia, 9 ago (PL) La ausencia del líder absoluto en todas las encuestas de intención de voto, Luiz Inácio Lula da Silva, se hará sin dudas notoria hoy en el primer debate televisivo entre candidatos a la Presidencia de Brasil.

Aunque el Partido de los Trabajadores (PT) recurrió la víspera ante el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF-4), que condenó a Lula a 12 años y un mes de cárcel, para que éste pudiera participar del intercambio, hasta pasada la medianoche de este jueves dicha Corte no se había pronunciado.

El lunes último, la jueza Bianca Arenhart alegó cuestiones procesales para rechazar un pedido hecho en ese sentido y encaminó el recurso al presidente del TRF4, Carlos Eduardo Thompson Flores, quien en julio pasado interfirió para frenar una orden judicial que aseguraba la inmediata liberación del ex dignatario.

La apelación presentada ayer contra la decisión de la togada subraya que la ‘injusta, ilegal e inconstitucional ejecución provisoria de la pena’ impuesta al ex presidente Lula por ese tribunal no puede privarlo de sus derechos políticos, ni de su libertad de expresión y de comunicación.

Asimismo, requería que se asegurara la participación del ex dignatario en el debate, ya sea presencialmente, por medio de videoconferencia, o mediante la utilización de videos previamente grabados en la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, donde cumple prisión política desde el pasado 7 de abril.

El martes último, el portal http://www.lula.com.br publicó que en caso que la justicia no asegure ese derecho al líder histórico y fundador del Partido de los Trabajadores (PT), éste requerirá que la TV Bandeirantes, organizadora del debate, mantenga una silla vacía representando su ausencia forzada al intercambio.

No sería la primera vez que un espacio destinado a Lula en debates quedaría vacío, recordó la fuente y citó como ejemplo que en el año 2006 la Red Globo no solo mantuvo el púlpito destinado al entonces aspirante a la reelección pese a su ausencia. Sino que permitió que otros contendientes le formularan preguntas.

La propia TV Bandeirantes usó varias veces lugares vacíos para indicar cuando un candidato no comparece al debate, acotó.

Hasta el momento, tampoco esa televisora respondió si accedería a la solicitud del PT.

De los 13 candidatos presidenciales que aparecerán en las boletos en octubre próximo solo ocho tomarán parte del careo, pues además de Lula otros cuatros estarán ausentes al no contar con bancadas de por lo menos cinco legisladores.

Así, concurrirán solo el candidato ultraderechista Jair Bolsonaro (Partido Social Liberal), la ambientalista Marina Silva (Red), el ex gobernador de Sao Paulo y candidato del golpe Geraldo Alckmin (Partido de la Social Democracia Brasileña) y Ciro Gomes, del Partido Democrático Laborista.

También el ministro de Finazas Henrique Meirelles (del gobernante Movimiento Democrático Brasileño); Guilherme Boulos, del Partido Socialismo y Libertad, Álvaro Dias (Podemos) y el derechista Cabo Daciolo (Patriota).

tgj/mpm