Washington, 6 ago (PL) Más de 70 personas recibieron disparos, y 11 de ellas murieron, en uno de los fines de semanas más violentos de la ciudad estadounidense de Chicago en lo que va de año, reportaron hoy medios locales.

De acuerdo con el diario Chicago Tribune, desde las 15:00, hora local, del pasado viernes hasta las 06:00 de este lunes, además de los 11 fallecidos otras 61 personas resultaron heridas, fundamentalmente en las áreas sur y oeste de la urbe.

La alta cifra de ataques con armas de fuego, cuyas víctimas tienen edades de 11 a 62 años, se vio impulsada por un periodo de siete horas en la madrugada del domingo cuando fueron impactados 40 individuos.

Sin sumar esos datos, al menos mil 700 personas recibieron disparos y 300 de ellas murieron en la ciudad durante 2018, números menores a los de los últimos 24 meses, cuando la violencia alcanzó niveles récord, pero muy por encima de otros años recientes.

Las elevadas cifras llevaron al jefe de patrulla de la policía de Chicago, Fred Waller, a ofrecer una conferencia de prensa ayer en la cual culpó de la violencia a los miembros de pandillas que disparan contra multitudes en las noches.

Durante el fin de semana, los tiradores arremetieron contra grandes grupos en una fiesta en un patio, un funeral y otras reuniones al aire libre, indicó el Tribune, el cual precisó que ocho personas resultaron heridas en la madrugada de hoy en lo que constituyó el mayor ataque de estos días, en el vecindario de Gresham.

En total, seis de los tiroteos registrados en estas jornadas dejaron cuatro víctimas o más.

La semana pasada grupos de manifestantes ocuparon la autopista Lake Shore Drive durante la hora pico de la urbe como parte de una protesta contra la violencia, en la cual pidieron al alcalde demócrata Rahm Emmanuel que tome medidas para detener esa crisis.

mem/mar

WWW.PRENSA-LATINA.CU