El 4 de agosto de 2018, Venezuela ha sido sorprendida por un hecho sin precedentes en esta etapa histórica de refundación de la Patria, cuando se perpetró un intento de asesinar al Presidente Nicolás Maduro en el acto de conmemoración del 81vo aniversario de la fundación de la Guardia Nacional Bolivariana en la avenida Bolívar de Caracas.

La tendencia terrorista y criminal de la derecha internacional y sus lacayos de la oposición ultraderechista nacional, se ha puesto nuevamente de manifiesto en este intento de magnicidio, luego que perdieron su capacidad de movilización, que se ha deslegitimado su mensaje sobre la realidad del país y hay decisiones en curso que rápidamente transformarán la calidad de vida del pueblo venezolano al incrementar la protección frente a las medidas coercitivas unilaterales y la secuela de la guerra económica con las que han intentado derrocar la revolución Bolivariana.

Los anuncios previos de quienes defienden los intereses imperialistas en la región indudablemente confirman el nivel de la conspiración en marcha que se materializó en el atentado del pasado 4 de agosto.

El pasado 31 de julio, Juan Manuel Santos declaró: “Veo cerca la caída del gobierno de Maduro“. “ojalá mañana mismo terminara el gobierno de Maduro, frente a lo cual Colombia estaría más que dispuesta y lista a ayudar en todas las formas posibles“.

El mismo día, El canciller Néstor Popolizio declara que Perú “evalúa impulsar pedido de investigación internacional por Venezuela” y  aseguró que también “se preparan una serie de medidas ante la grave situación en ese país”.

Estas declaraciones demuestran inequívocamente la participación de los más conspicuos voceros del imperialismo en Nuestra América, los más activos agentes de las iniciativas unilaterales coercitivas con las que organismos internacionales carentes de legitimidad, violando flagrantemente sus normativas y el derecho internacional, han intentado aislar políticamente y bloquear económicamente la Patria de Bolívar y Chávez, consecuencias que sufre el pueblo y la maquinaria mediática pretende asignar la responsabilidad de esas carencias al gobierno, cuando la realidad es que deberían responder quienes alientan decisiones que no han podido lograr por la vía electoral.

Este fallido magnicidio debe llamarnos a la reflexión; a valorar y emular la actitud firme del Presidente Nicolás Maduro quien, aún ante la gravedad de los hechos y el evidente riesgo de su integridad física, no perdió la calma y mantuvo el control en todo momento de la situación. Hoy más que nunca se impone la unidad de los y las Patriotas, como lo convocara el Presidente Hugo Chávez el pasado 9 de diciembre de 2012.

La inmediata campaña desestabilizadora por las redes sociales y medios digitales es la mejor demostración que el intento de magnicidio era el  elemento detonante de un golpe de Estado para destruir el orden constitucional en Venezuela, construido sobre la base del libre ejercicio de la soberanía a través del sufragio.

Queremos alertar a las mujeres y hombres de buena voluntad en el mundo, militantes de la Solidaridad se han mantenido atentas, atentos a la situación venezolana, que ésta es una acción enmarcada en la más feroz agresión imperialista emprendida hasta ahora contra país alguno en el mundo y que se ha sido derrotada, una y otra vez, por la unidad del pueblo y de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para defender el orden constitucional, respetar y hacer respetar las decisiones del pueblo a través de los medios de participación previstos en nuestro ordenamiento jurídico.

Es el momento de profundizar la organización, la participación, la consolidación de la Revolución Bolivariana como resultado de la conciencia colectiva sobre la identificación de la agresión imperialista y las alternativas que ofrece el Socialismo Bolivariano del Siglo XXI para avanzar en la garantía del bienestar y felicidad del pueblo, en un mundo pluripolar de paz, regido por el respeto al principio de no injerencia en los asuntos internos, la cooperación, la interdependencia, la complementariedad y la solidaridad.

En nombre del Movimiento Nacional de Amistad y Solidaridad Mutua Venezuela – Cuba, declaramos:

Repudiamos enérgicamente los hechos ocurridos el pasado  5 de agosto de 2018, que representan un vil intento de asesinar al Presidente Nicolás Maduro Moros, una agresión a los titulares de los Poderes Públicos y el Alto Mando Militar, en el evidente intento de caotizar la República y destruir el orden constitucional vigente.

Respaldamos las investigaciones, procesos judiciales y ejemplarizantes sanciones que deben ser impuestas a las personas que resulten responsables materiales, cooperadoras e intelectuales de esta agresión a la democracia y a la paz.

Denunciamos la criminal participación de factores y gobiernos de derecha de países de la región, personeros de la ultraderecha criminal en Venezuela y mercenarios al servicio del imperialismo para generar violencia política que conduzca a la desestabilización del país,  sembrando muerte y destrucción para derrocar el gobierno constitucional que preside Nicolás Maduro Moros.

Alertamos sobre la acción cómplice de medios de comunicación internacionales, operadores de redes sociales que intentan convertir el fallido magnicidio en instrumento de desestabilización y división en la sociedad venezolana, al estilo de la guerra hibrida que se ha emprendido contra el pueblo y la Revolución en Venezuela.

Respaldamos irrestricta e irrevocablemente al Presidente Nicolás Maduro Moros, a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, al gobierno Bolivariano y los Poderes Públicos de la República y nos colocamos al servicio de las iniciativas de defensa de la Revolución Bolivariana en todos los espacios sociales para que el mundo conozca, analice, se apropie y defienda la verdad de Venezuela.

Invitamos a los Movimientos de Solidaridad del mundo, hombres y mujeres de buena voluntad, independientemente de su posición ideológica, a que analicen y conozcan la realidad de Venezuela, sea a través de las instituciones de la República o de los Movimientos Sociales para que cuenten con todos los elementos para defender la verdad que se vive en Venezuela, combatiendo la campaña de falacias con las que se pretende justificar la agresión militar multinacional contra nuestro pueblo.

Nos declaramos en acción, movilización y expresión permanente en las redes sociales y todo el territorio nacional para que sepa el mundo que el pueblo venezolano respalda y defiende, con su vida si es necesario, el gobierno constitucional del Presidente Nicolás Maduro.

VIVA LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA

NO PODRÁN CON EL PUEBLO VENEZOLANO

Caracas,  6 de agosto de 2018

MOVIMIENTO DE AMISTAD Y SOLIDARIDAD MUTUA VENEZUELA – CUBA