Managua, 2 ago (PL) El gobierno de Nicaragua se anticipó y rechazó esta semana la eventual creación hoy de una comisión especial del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) promovida por Estados Unidos y sus aliados en la región.

Managua presentó el lunes una nota de protesta y denuncia ante los miembros de la OEA por considerar que se llevan a cabo maniobras políticas e injerencistas en su contra.

Para este jueves está prevista una sesión extraordinaria del Consejo Permanente del organismo hemisférico en Washington, en la cual se pretende aprobar una resolución que permitiría la creación de una comisión especial de 12 países para que venga a Nicaragua.

Ello, según recoge el texto de la propuesta, para coadyuvar ‘al proceso de diálogo nacional en Nicaragua, incluyendo medidas de apoyo, acompañamiento y verificación en coordinación con los esfuerzos en curso de la Organización y de otros actores regionales e internacionales’.

Frente a esa maniobra, el Ejecutivo nicaragüense elevó su más enérgica protesta por el Proyecto de Declaración del Consejo Permanente de la OEA, patrocinado por los representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, México y Perú, además de Estados Unidos.

El gobierno de esta nación centroamericana insistió que dicha acción constituye un acto de injerencia en los asuntos internos del Estado nicaragüense y viola la soberanía nacional.

El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de la República de Nicaragua no acepta la conformación de ninguna comisión especial del Consejo Permanente de la OEA para tratar sus asuntos internos y desconoce todas las reuniones del mismo que se realicen sin su anuencia, recoge la citada nota de protesta.

De esa manera Managua rechazó la posible gestación de un patrón dirigido a socavar los intereses de la mayoría de los nicaragüenses, que abogan por la paz, justicia y seguridad.

Por otro lado, el gobierno solicitó a la Organización de Naciones Unidas, al Sistema de Integración Centroamericana y a la Unión Europea, que sirvan como mediadores y garantes de un eventual diálogo nacional en una nueva fase, con la participación de la Conferencia Episcopal.

Según el sitio digital Informe Pastrán, paralelamente se trabaja en un cronograma de reformas electorales e institucionales con la OEA, el cual se presume esté listo para principios de 2019.

En tanto, representantes de la Unión Europea, el Gobierno de España, Reino Unido, Francia y Alemania se pronunciaron en favor del diálogo y han ofrecido sus buenos oficios.

Asimismo, Berlín consideró que Washington debiera mantenerse al margen por la dolorosa historia que ha tenido con Nicaragua.

tgj/acl/cvl

http://www.prensa-latina.cu