Por Antonio Rondón García

 Moscú, 27 jul (PL) Venezuela siempre buscará la paz y nunca la guerra, pese a las adversidades y ante las amenazas y agresiones de Estados Unidos, tal y como convocaba Hugo Chávez, declaró hoy el mayor-general venezolano José Adelino Ornella Ferreira.

A ello nos llamaba Hugo Chávez, declaró a Prensa Latina el segundo comandante en jefe del Estado Mayor Conjunto del Comando Estratégico de Operaciones de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

Estamos aquí en la Federación Rusa hasta el 14 de agosto con una delegación de militares en representación de Venezuela, en el Cuarto Biatlón de Tanques de la Federación de Rusia. Son 69 militares que vinimos a ese evento, explicó.

Chávez nos preparó para este momento, cuando compró todo el armamento en Rusia, pues él sabía que el imperio no iba a permitir que fuéramos libres y soberanos, subrayó, en alusión a posibles planes norteamericanos de agresión directa a Venezuela.

Por eso preparó a la FANB y a su pueblo con la unión cívico-militar para este momento que vivimos, apuntó.

Esta alianza estratégica con la Federación de Rusia es la visión que él tenía de un mundo multipolar y esa alianza continúa, pese a las adversidades que podamos tener.

Así, del 22 al 29 de septiembre tenemos un intercambio con este país. Viajan a Venezuela más de 100 oficiales rusos, con dos aviones estratégicos Tupolev para un intercambio con nuestros militares, adelantó.

Nosotros no nos preparamos para la guerra, nosotros queremos la paz, luchamos por ella y cuando nos preparamos para la guerra es para que haya paz, comentó el general sudamericano.

Venezuela no quiere la guerra, sino la paz, y el comandante en jefe Nicolás Maduro Moros trabaja por eso, consideró.

Uno de los valores más apreciados de nuestro actual Comandante en Jefe es que ha mantenido la paz de Venezuela, pese a todas las adversidades, subrayó Ornella Ferreira.

Los países limítrofes con Venezuela son hermanos y Chávez nos enseñó a querer a Colombia y a Brasil. Nos decían que la amenaza venía de esas naciones, pero el verdadero enemigo y amenaza es el imperio norteamericano, apuntó.

Estados Unidos trata, con bloqueo internacional, junto a la oligarquía de la Unión Europea, de doblegarnos, pero nosotros seguimos pacientes, en la lucha por la paz venezolana, acotó.

El comandante Chávez nos marcó porque en Venezuela no hubo presidente alguno como él, pues vino del pueblo, comentó quien fuera edecán del fallecido mandatario.

Chávez era de niño invisible para la sociedad y los políticos de aquel momento. Pero el hizo que los pobres invisibles, fueran visibles, argumentó.

Él llegaba a la altura del anciano, del niño, de la mujer embarazada, algo que nadie había visto y caló con su carisma en el pueblo venezolano, opinó.

Lamentablemente, Chávez se nos fue físicamente, pero dejó un legado y el espíritu de nuestro Comandante Eterno permanece en cada uno de nosotros, los que estuvimos cerca de él, debemos ser sus multiplicadores, afirmó el oficial.

Chávez detrás de cámara era una persona familiar, aprendí de él a darle un beso a mis hijos cada mañana y decirle a ellos y a mi esposa: ‘te quiero mucho’. Aprendí a darle un beso de afecto a mi papá y hermanos porque así nos los inculcó él, señaló el militar.

El amor estuvo como motor de todas sus acciones. Era una angustia y preocupación permanente que tenía por levantar y mejorar a su pueblo, constató el mayor-general.

Ya en sus últimos días de vida, su preocupación nunca fue por él, sino porque dejaba a su pueblo y se sentía angustiado por dejar inconclusa su obra, enfatizó.

ocs/to

Prensa Latina