México, 24 jun (PL) Unos 500 niños migrantes fueron deportados por Estados Unidos a México vía Tamaulipas durante el primer semestre de 2018, trascendió hoy.

Los municipios donde ocurrieron más deportaciones fuero Nuevo Laredo y Reynosa, según la delegación municipal del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

Los menores son dejados por agentes estadounidenses a autoriddes migratorias de México para ponerlos bajo resguardo de DIF que los envía a los Centros de Atención al Menor Fronterizo (Camef).

En los Camef los niños y adolescentes reciben albergue, alimento, ropa, atención médica y ayuda psicológica.

A su ingreso a México se inicia el trámite para su deportación, a cargo del Instituto Nacional de Migración, en contacto con las autoridades consulares de sus países de procedencia.

ga/ool