Brasilia, 2 jun (PL) El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva cumple hoy ocho semanas de presidio político sin que los intentos por excluirlo de las elecciones de 2018 lograran mellar la solidez de su candidatura.

La preferencia que los potenciales votantes sienten por el fundador y líder histórico del Partido de los Trabajadores (PT) de cara a los comicios de octubre próximo fue corroborada, una vez más, por la reciente encuesta realizada por el Instituto Vox Populi, según la cual Lula posee un 39 por ciento de las intenciones de voto.

En un escenario estimulado (cuando a los entrevistados se les presentan los nombres de los aspirantes), el exdignatario consiguió 27 puntos porcentuales de ventaja sobre el segundo colocado, el precandidato de la extrema derecha Jair Bolsonaro (Partido Social Liberal), quien obtendría el respaldo de un 12 por ciento de los electores.

Después le siguen la excandidata presidencial Marina Silva (Rede), con seis por ciento de la intenciones de voto; Ciro Gomes, del Partido Democrático Laborista (4); el exgobernador de Sao Paulo y aspirante por el Partido de la Social Democracia Brasileña Geraldo Alckmin (3) y Álvaro Dias (Podemos), con un dos por ciento.

El exministro de Hacienda Henrique Meirelles, cuya candidatura por el gobernante Movimiento Democrático Brasileño impulsa el presidente Michel Temer; Manuela D’Ávila, del Partido Comunista de Brasil (PCdoB) y Joao Amoedo (Partido Nuevo) alcanzan solo uno por ciento de respaldo.

Por último, el empresario Flávio Rocha, del Partido Republicano Brasileño (PRB); el líder del Movimiento de los Trabajadores sin Techo (MTST) y candidato por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL), Guilherme Boulos; Joao Vicente Goulart, del Partido Patria Libre, y el demócrata Rodrigo Maian.

Mientras en un escenario de intención de voto espontánea, Lula también aventajaría con holgura a los demás contendientes en las urnas al conseguir un 34 por ciento de los votos por un 10 por ciento Bolsonaro; Gomes y Alckmin (3); Silva (2) y Dias (1).

De concurrir a un segundo turno y tener como rival a Marina Silva, Lula tendría el apoyo del 45 por ciento de los votantes contra 14 su oponente; mientras, contra Alckmin y Bolsonaro la relación sería de 47-11 y 47-16, respectivamente.

Al valorar los resultados del sondeo, realizado del 19 y el 23 de mayo y cuyo nivel de confianza es del 95 por ciento, el líder nacional de la Central Única de los Trabajadores (CUT), Vagner Freitas, apuntó que los brasileños no olvidan que fue Lula quien hizo crecer la economía, generó más de 20 millones de empleos y distribuyó beneficios.

Hoy, en cambio, lo que tenemos son casi 14 millones de desempleados, aumentos absurdos del precio de la gasolina, el diesel y el gas de cocina, y un gobierno acorralado, desacreditado y sin capital político, subrayó.

El PT ratificó en diversos actos realizados en todo el país el 27 de mayo último que su líder histórico será el candidato de esa fuerza para las elecciones de octubre venidero y anunció que el lanzamiento nacional de la precampaña Lula Presidente se realizará el 9 de junio en la ciudad de Belo Horizonte.

lma/mpm/gdc