Brasilia, 31 may (PL) El actor estadounidense y activista de los derechos humanos Danny Glover visitó hoy en Curitiba al ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, preso político, y dijo que había salido ”alimentado por su confianza”.

A pesar de corta, fue una excelente reunión, relató el también Embajador de Buena Voluntad de la Unicef a los manifestantes que permanecen desde el 7 de abril pasado en la vigilia democrática Lula Libre.

Contó además que encontró al fundador y líder histórico del Partido de los Trabajadores (PT) ‘bastante calmado, tranquilo y confiado en el trabajo de los movimientos sociales que están dando continuidad a su labor’, reseñó el diario digital Brasil 247.

Glover manifestó que durante su estancia en este país pudo conversar con muchas personas en Río de Janeiro, Sao Paulo y Curitiba, y que en su condición de embajador de Unicef recibió informaciones de varios movimientos sociales que transmitirá a representantes de otros países ‘para discutir la restauración de la democracia en Brasil’.

Por último, y en nombre de los millones de personas que en el mundo unen esfuerzos por lograr la libertad de Lula, expresó con optimismo su convicción de que ‘nosotros vamos a vencer’.

Danny Glover estuvo ayer con los participantes en la vigilia frente a la Superintendencia de la Policía Federal (PF) en Curitiba, donde cumple condena como preso político el ex dignatario, y allí reclamó también su liberación.

‘Él es un símbolo de trabajo y amor que repercutió no solo no Brasil, sino en el mundo entero’, señaló el actor, quien se unió a los manifestantes para dar las buenas noches al mayor líder popular de Brasil.

El activista por los derechos humanos llamó a Lula de ‘hermano y compañero’ y subrayó que éste debe ser puesto en libertad para que continúe todas las conquistas que alcanzó para el pueblo brasileño durante sus gobiernos.

Lula recibió también este jueves la visita de la depuesta presidenta constitucional Dilma Rousseff, quien comentó que éste se encuentra extremadamente impactado con el ‘desastre’ resultante de la política de precios impuesta por el titular de Petrobras, Pedro Parente, y por el gobierno de Michel Temer.

Según Dilma, el asunto de la ‘maldição del petróleo’ permeó buena parte de la conversación con el ex dignatario, a quien dijo haber encontrado con buena apariencia física y la moral elevada, aunque continúa indignado con las falsas acusaciones lanzadas contra él y por las cuales fue condenado.

Aún en su condición de preso político desde hace más de 50 días en la Superintendencia de la PF en Curitiba, Lula continúa liderando todas las encuestas de intención de voto con miras a las elecciones presidenciales programadas para octubre próximo.

El Partido de los Trabajadores ratificó que la candidatura de su principal líder será registrada el 15 de agosto, como estipula la ley, y que el lanzamiento de la precampaña ‘Lula Presidente’ se realizará el próximo 9 de junio en la ciudad de Belo Horizonte.

jcm/mpm