Quito, 23 may (PL) ”Soy inocente”, reiteró hoy el exvicepresidente de Ecuador Jorge Glas, en la audiencia de apelación a la sentencia en su contra, por asociación ilícita en la investigación por corrupción de la constructora brasileña Odebrecht.

El exvicemandatario está recluido en la Cárcel número 4 de Quito, desde octubre de 2017 para cumplir prisión preventiva y fue sentenciado a seis años de privación de la libertad el 13 de diciembre pasado.

En breves declaraciones, Glas recalcó que después de tanto tiempo, no se ha podido encontrar hasta la fecha nada en su contra.

‘Y no es porque Glas es vivo, sino porque Glas es inocente’, insistió y agregó que se trata de judicialización de la política, ‘algo similar a lo que ocurre en Brasil’.

Para la diligencia judicial, el exvicejefe de estado llegó a la Corte Nacional de Justicia acompañado de su abogado defensor, Eduardo Franco Loor.

Su equipo insiste en que fue sentenciado con un código derogado y no tiene validez al no haber formado parte de comisiones ni firmado contratos entregados a la empresa brasileña, investigada por el pago de sobornos a cambio de adjudicación de obras.

‘La fiscalía llevó mal esa investigación (…) Está claramente expuesto que no existe ningún mérito procesal para haberlo vinculado y menos condenado’, recalcó Alejandro Vanegas, uno de sus abogados.

En las afueras de la instalación se apostaron sus seguidores, gente de pueblo y representantes de organizaciones sociales que lo respaldan y exigen su liberación y restitución en el cargo para el cual fue electo en sufragios presidenciales.

Mientras, en la sala también lo esperaban algunos de sus compañeros como Ricardo Patiño y asambleístas que respaldan la revolución ciudadana.

Son seis los sentenciados que apelaron a sus condenas. Además de Glas también se acogieron a ese recurso Ricardo Rivera y otros cuatro procesados.

ale/scm