Por Pedro Rioseco

La Paz, 29 abr (PL) Acuerdos binacionales, impulso al proyecto del ferrocarril bioceánico y la utilización del puerto peruano de Illo para el comercio internacional de Bolivia, es el saldo de la reunión presidencial en el vecino país andino.

El encuentro de los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Perú, Martín Vizcarra, para inaugurar el primer Centro Binacional de Atención en Frontera (CEBIF), en la zona peruana de Desaguadero, superó las expectativas de una mejora significativa al tráfico comercial y de pasajeros entre ambos países, reconocieron las partes.

Los anuncios hechos tanto por Morales como por Vizcarra abren un camino de reforzamiento de las relaciones, pero al mismo tiempo expresan la voluntad de fortalecer la integración entre las dos naciones andinas, pese a los intentos de otros Estados de frustrar avances anteriores de carácter regional.

En sí mismo, el CEBIF es un gran paso de avance para facilitar y mejorar el tiempo de los trámites y condiciones migratorias para casi un millón de personas que pasan anualmente por ese puesto fronterizo entre Bolivia y Perú.

El impacto comercial de ese lugar asciende a unos 700 millones de dólares al año, lo cual puede multiplicarse varias veces si comienza a utilizarse con frecuencia esa ruta para embarcar o retirar mercancías del puerto peruano de Illo en el océano Pacífico, lo cual fue uno de los intereses reiterados por ambas partes.

El 31 de mayo y 1 de junio habrá una reunión de los equipos técnicos de Perú, Bolivia, Brasil y Paraguay para ultimar aspectos del proyecto del corredor ferroviario bioceánico y del desarrollo portuario en la conclusión de la vía en ambos océanos, sobre lo cual deberán presentar cronogramas de trabajo con plazos establecidos.

Para el mes entrante está previsto un encuentro en Lima de los ministros de energía y minería de los dos países para tratar sobre la integración energética y el uso conjunto del gas en beneficio de las poblaciones; así como la posible exportación de gas boliviano a través del territorio vecino.

Igualmente a fines de mayo se planifica otra reunión binacional con los titulares del Interior, Gobierno, Defensa, sin precisar aún su sede, para combinar esfuerzos en temas de seguridad, combate a la delincuencia, el narcotráfico y contra pequeños rezagos de terrorismo en una zona localizada de Perú.

Ese esfuerzo conjunto incluye coordinación de sistemas de radares para detectar vuelos ilegales.

Al respecto, el mandatario peruano reafirmó la decisión de trabajar junto con Bolivia en temas del medio ambiente, especialmente para limpiar las aguas del lago Titicaca y evitar los estragos contaminantes causados por la minería ilegal.

El abanico de temas a trabajar de manera conjunta es amplio y se está haciendo de manera coordinada y programada, de cara a una revisión el 3 de septiembre, en el IV Gabinete Binacional Bolivia-Perú, en la ciudad amazónica boliviana de Cobija, capital del departamento de Pando.

oda/prl