Por Diego Olivera Evia:

La mentira y los falsos positivos como guerra global

Hoy la humanidad se expone a una nueva guerra mundial, la denominada guerra fría, entre la antigua URSS y EEUU, surge en una nueva realidad de violencia y bombardeos militares, con misiles, creando miles de muertos en Siria, en Yemen, y Palestina asediada por uno de los gobiernos más criminal de la historia, el sionismo israelí, que se dedica a denigrar a una pueblo ancestral, al cual han despojado de sus tierras y acciones criminales con niños. La constantes amenazas del gobierno del psicópata Donald Trump, han creado una crisis global, donde no solo EEUU aplica ataques con aviones y misiles, desconoce los acuerdos de Organización Naciones Unidas (ONU), las amenazas de la embajadora de EEUU, en la plenarias de la ONU, llama a los ataques aéreos y crea una crisis con Rusia, aconsejando al bipolar Donald a desconfiar de Putin.

Siria ve como crimen de guerra, el reciente ataque aéreo de la coalición liderada por EEUU contra las fuerzas progubernamentales, declaró el Ministerio de Exteriores del país árabe. “La nueva agresión que supone un crimen de guerra y un crimen de lesa humanidad, muestra el apoyo directo de EEUU al terrorismo dirigido contra la soberanía y la integridad territorial de Siria”, dice el comunicado citado por la agencia Sana.

Se informa que el Ministerio de Exteriores sirio solicitó a la ONU que condene lo ataques de la coalición y la haga responder por lo cometido. El Mando Central (Centcom) estadounidense informó que la coalición internacional anti yihadista, encabezada por EEUU, atacó a combatientes progubernamentales sirios en respuesta a su ataque contra las milicias FDS, aliadas de Washington, en su base cerca del río Éufrates. Sus operaciones en territorio sirio, sin embargo, no están autorizadas por el Gobierno de Bashar Asad ni fueron avaladas por el Consejo de Seguridad de la (ONU)

El interés de EEUU y su criminal aliado el sionismo israelí es dividir a Siria, al estilo de los Balcanes en la destrucción de Serbia, lo que creo guerra étnicas y masacres de ciudadanos, este intento de crear una fractura ha creado, esta guerra étnica de los Estados Unidos y sus aliados de la OTAN, los misiles hipotéticamente “inteligentes”, como dice el magnate criminal Trump, pretende homologar al ex criminal internacional y el premio Nobel de la muerte, Barak Obama, con sus crímenes, ahora apoyado en criminales de guerra de la CIA, en su gabinete político, para crear nuevas guerras.

Entre ellas acciones contra Rusia creando campañas de mentiras, tratando de controlar sus fronteras con Europa a través de la OTAN, con ejércitos y armamentos pesados, buscando cualquier excusa para un enfrentamiento bélico. De la misma manera crea una guerra permanente con China, a la que no podrá doblegar en el tema económico, ya que sus ataques con sanciones y nuevos ajustes fiscales, solo han logrado que China aplique mayores costos a sus mercancías, en un proceso de libre comercio, contra el nuevo concepto del presidente de EEUU, de defender el proteccionismo de su economía, agrediendo verbalmente y amenazando con sus portaviones, su marina, desconociendo la tecnología y los armamento de Rusia y China.    

La mentira y los falsos positivos como guerra global

Parte de esta guerra global, se suman a los mecanismos de guerra los medios de prensa internacionales, hoy derivados en consorcios al servicio de la mentira, la campaña de George Bush Jr de armas químicas en Iraq, fue una patraña y las acciones militares de la denominada Guerra del Golfo, invadió a Iraq y destruyo todas las ciudades, sin la aprobación de la ONU, dejando millones de iraquíes muertos, en lo que podríamos definir como una guerra étnica.

De la misma manera se buscan pretextos a través de CNN, Reuters, EFE, UPI, AFP. Associated Press (AP), impresos como Washington Post,  el Nuevo Herald, The New York Times, como muestra de estos mecanismos perversos, para crear matrices como la de Iraq, pero también el silencio en la guerra contra Yemen, creando una crisis humanitaria, por parte de los Sauditas que buscan destruir a esta nación, los efectos de estas acciones, han generado hambruna y muertes a miles de infantes, también el silencio de muerte en Libia, como la crisis en Afganistán, donde la falsas noticias, alarman al mundo, pero son silenciadas por los monopolios de prensa, en una guerra imperialista de posesión de los recursos de la humanidad, agua, petróleo, alimentos, minerales estratégicos y piedras preciosas.

“La manipulación deliberada e inteligente de los hábitos estructurados y de las opiniones de las masas es un elemento importantes en las sociedades democráticas. Aquellos que manipulan este oculto mecanismo de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder dirigente de nuestro país. Somos gobernados, nuestras mentes están amoldadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas, en gran medida por hombres de los que nunca hemos oído hablar”   Edward L. Bernays

El control de las ideas La esencia de la manipulación informativa radica en el control de las ideas. Por una parte, lo que se repite hasta la saciedad cala entre el público y se convierte en verdad absoluta, aunque no lo sea. Ya decía Joseph Goebbels, el artífice de la propaganda nazi, que “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”. Por otra parte, de lo que no se habla en los medios de comunicación, sencillamente no existe, queda fuera del debate de las ideas y desaparece del espacio público. Esto hace que los medios con mayor difusión detenten el llamado “monopolio de las ideas”, pues la sociedad solo trata aquellos temas que son noticia en los medios.

Aurora Labio, profesora de periodismo en la Universidad de Sevilla, alerta de que el monopolio se extiende por todo el mundo, señalando que “una sociedad globalizada en términos económicos, es una sociedad uniformada en términos culturales e informativos”. Los recursos que se utilizan para manipular al personal van desde la mentira flagrante hasta la simple omisión de información, pasando por las verdades a medias, la propagación de rumores o la desinformación.

El uso de técnicas como la descontextualización, la generalización o la desorganización del contenido está a la orden del día. También se juega con la forma de utilizar el lenguaje y diversas formas de eufemismos. Por ejemplo, expresiones como “fuerzas de paz”, “daños colaterales” u “operación quirúrgica” tienen por objeto dulcificar la información sobre conflictos armados para que las guerras parezcan un mal menor en lugar de las verdaderas tragedias humanas.

Esta es la realidad de un mundo controlado por el Capital, el Monopolio, la acciones del complejo industrial-militar (proveniente del término original en inglés: military–industrial complex) es un concepto que se aplica a los intereses económicos de la industria militar aplicados al armamentismo y a una política militarista o imperialista. Su divulgación se realizó a partir de un discurso del presidente estadounidense Dwight Eisenhower al terminar su mandato en 1961. Con estos mecanismos de control, se crean la crisis económica, como las guerras y el control de la humanidad, como ahora se usara un chip en nuestros cuerpos, aprobado por la ONU, otra forma de controlar a la humanidad.

diegojolivera@gmail.com