Caracas , 18 Abr. AVN

Con la entrega este miércoles de 44.000 hectáreas al movimiento campesino venezolano, la Revolución Bolivariana sumará la adjudicación de 6 millones hectáreas en todo el país, política que se incluye en las reivindicaciones que durante los últimos 18 años han recibido sectores históricamente excluidos, como es el caso de los campesinos.

El pasado 9 de abril, el presidente de la República, Nicolás Maduro, adelantó que la entrega de estas tierras será acompañada con la propuesta, por parte de los trabajadores de la tierra, del Plan Nacional Agrícola para precisar qué rubros se están sembrando y cuáles serán sembrados en el territorio nacional.

Dicho plan, cuya presentación está pautada para el próximo 25 de abril, permitirá gestionar la entrega de recursos en bolívares y petros para la producción de rubros como maíz blanco, maíz amarillo y arroz.

Entre las principales políticas de apoyo a los campesinos impulsadas por el proceso revolucionario destaca la promulgación, en 2001, de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, instrumento que ha permitido el rescate de tierras ociosas, la incorporación de campesinos al aparato productivo nacional y afianzar la lucha contra el latifundio.

Gracias a este instrumento legal, que reivindica la lucha histórica de los trabajadores del campo, muchos son los campesinos que en todo el país hoy cuentan con el título de propiedad de sus tierras, aval que es entregado por el Instituto Nacional de Tierras (Inti), también creado en 2001 por iniciativa del entonces presidente, Hugo Chávez.

Actualmente, la puesta en marcha del Plan Nacional Agrícola se inscribe en las políticas impulsadas por el Ejecutivo para fortalecer la economía venezolana y superar el modelo rentista petrolero, un proceso en el que la producción agrícola tiene un rol fundamental para avanzar hacia la soberanía alimentaria.

VENEZUELA.2VENEZUELA.3VENEZUELA.4