Washington, 6 abr (PL) El Gobierno estadounidense tiene previsto imponer hoy sanciones económicas contra empresarios de Rusia como represalia a la supuesta injerencia de ese país euroasiático en las elecciones norteamericanas de 2016, reportaron medios de prensa.

De acuerdo con la cadena NBC y el diario The Washington Post, los castigos están diseñados para afectar a personas vinculadas al presidente ruso, Vladimir Putin.

Los sancionados saldrán de una lista publicada en enero último y en la cual la administración del mandatario republicano Donald Trump identificó a solicitud del Congreso a más de 200 hombres de negocios y altos funcionarios del Kremlin.

Informaciones periodísticas recordaron que dicha relación se hizo como parte de la ley aprobada en el Capitolio en julio de 2017 para sancionar a Rusia.

El Departamento estadounidense del Tesoro impuso el pasado 15 de marzo nuevos castigos a más de una veintena de entidades e individuos rusos bajo el argumento de la presunta intromisión mencionada y supuestos ciberataques.

‘La administración está enfrentando y contrarrestando la ciberactividad rusa maligna, incluido su intento de interferencia en las elecciones, ciberataques destructivos e intrusiones dirigidas a infraestructuras importantes’, justificó en un comunicado el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Según el texto, esas sanciones selectivas son parte de un esfuerzo más amplio para abordar los ataques que, según Washington, provienen de la nación euroasiática.

Mnuchin agregó que la entidad a su cargo planea imponer castigos adicionales para responsabilizar a los funcionarios de Moscú por lo que describe como ‘actividades desestabilizadoras’, a fin de cortar su acceso al sistema financiero de Estados Unidos.

El asunto de la interferencia en los comicios de 2016, en los cuales Trump venció a su rival demócrata, Hillary Clinton, ha marcado todo su mandato y es objeto de investigación por parte del fiscal especial Robert Mueller.

Asimismo se indaga sobre una supuesta colisión entre el equipo de campaña del jefe de Estado norteamericano y funcionarios rusos.

Reiteradas veces, Trump ha negado tales acusaciones y atribuye la historia de la intromisión electoral a un intento de los demócratas de justificar la derrota en los comicios que tenían a Clinton como favorita al triunfo.

Putin expresó el mes pasado que el real objetivo del mito creado por Estados Unidos sobre la injerencia en sus asuntos internos es aplicar sanciones para intentar la contención del desarrollo de su país.

tgj/dsa