Por Mario Hubert Garrido

Bakú, 6 abr (PL) La XVIII Conferencia ministerial del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal) concluye hoy aquí con la identificación de nuevos desafíos hacia el 2019, cuando Azerbaiyán reciba de Venezuela y asuma por cuatro años la presidencia del foro integracionista.

Con el consenso de las delegaciones de las 120 naciones miembros de Mnoal, entre ellos una decena de cancilleres, en la jornada de cierre serán presentados importantes textos como el documento final de este encuentro, que tuvo una primera sesión a nivel de altos funcionarios. Asimismo serán suscritos una resolución en solidaridad con la justa causa del pueblo palestino y la Declaración de Bakú.

En el documento final que concentra las propuestas de los participantes en esferas como la de derechos humanos, lucha contra el terrorismo y agenda para el desarrollo equitativo y justo, se apuntala la necesidad del reforzamiento de este mecanismo de concertación de los países del Sur.

El lema de esta cita de cuatro días: ‘Promoción de la paz y seguridad internacional para el desarrollo sustentable’ resume apenas uno de los retos del Movimiento en los próximos años, relacionado con la necesidad de revitalizarse y actuar con unidad en medio de la diversidad de sus integrantes.

El canciller azerí, Elmar Mammadyarov, tendrá a su cargo el discurso de clausura de esta cita en la nación caucásica, a la que asistieron unas 800 personas de los cinco continentes y más de un centenar de periodistas nacionales y extranjeros.

Algunos delegados opinan que entre las prioridades sobresale el respeto a los principios del derecho internacional y su aplicación, así como sobre el papel del Movimiento en Naciones Unidas, pero existen opiniones divergentes en otros aspectos como la reforma de esa entidad.

A juicio del vicecanciller cubano, Abelardo Moreno, otras pruebas permitirán contribuir al auge sostenible de los pueblos del sur.

Entre esos retos sobresale el desarme, sobre todo, cuando existe un tratado de prohibición de las armas nucleares, una idea originada por el propio movimiento no alineado que será necesario conocer como esa formación la trabaja para hacerla cumplir.

En estos días de debates, los delegados a la XVIII Conferencia manifestaron su solidaridad con el pueblo y el gobierno de Venezuela, asediado por Estado Unidos con planes injerencistas y violentos.

El Mnoal rechazó las medidas coercitivas unilaterales, injustas y arbitrarias y la injerencia externa contra el proceso bolivariano que amenazan la paz y el diálogo entre venezolanos, con propósitos desestabilizadores.

Para esa organización es inaceptable la amenaza de intervención militar o de destrucción contra cualquiera de sus 120 Estados miembros.

agp/ga