Moscú, 3 abr (PL) El ministro ruso Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, rechazó hoy las insinuaciones sobre una implicación de la presidencia de su país en el supuesto envenenamiento del doble agente Serguei Skripal en Reino Unido.

Lavrov indicó que el propio mandatario ruso aclaró que solo una persona prejuiciada, que quiera elaborar una gran provocación, es capaz de insistir en que Rusia pudo tener algún motivo para realizar el ataque químico, consideró.

El ministro ruso de Asuntos Exteriores estimó que los comentarios sobre una forma más sofisticada de envenenar a Skripal carecen de cualquier sustento, pues en ese caso, como se sabe, el resultado final por lo general es la muerte.

Pero Skripal y su hija están vivos, al menos por ahora, comentó el diplomático ruso, quien saludó la vuelta a la normalidad de los policías que atendieron en un primer momento a los ciudadanos rusos presuntamente atacados.

El titular ruso recordó nuevamente que las autoridades británicas le niegan el acceso consular a las dos personas hospitalizadas, pese a ser ciudadanos de este Estado, en clara violación de la Convención sobre servicio consular de 1968, firmada, entre otros, por el Reino Unido.

Lavrov reiteró que Moscú, desde el primer momento propuso a Londres la cooperación para investigar el caso, pero en ningún momento obtuvo respuesta alguna, como tampoco fue posible tratar el tema como es debido, a través de la Convención para la Prohibición de Armas Químicas.

El jefe de la diplomacia rusa recordó que el gobierno de la primera ministra Theresa May presenta problemas para explicar a sus ciudadanos las supuestas bondades del proceso de salida de la Unión Europea (UE), conocido como Brexit.

May debió organizar un recorrido por el Reino Unido para explicar, o quizás calmar, a sus ciudadanos sobre las posibles consecuencias del Brexit que podrían ser más negativas de lo planificado, comenta la prensa capitalina.

El boicot convocado por Londres para expulsar a unos 140 diplomáticos rusos de unos 25 países coincidió con la discusión en la UE de los parámetros o condiciones para la salida británica.

agp/to/cvl