NELSON LOMBANA SILVA /PACOCOL.ORG

Con la presencia de un grupo importante de líderes y dirigentes de izquierda en el Tolima, se creó comité de impulso de la campaña Petro presidente, el pasado 26 de marzo.

El encuentro se realizó en la sede departamental del Partido Comunista en Ibagué (Tolima), destacándose la presencia de ex magistrados, intelectuales de la cultura,  docentes universitarios, periodistas, obreros, hombres y mujeres.

En el marco del encuentro amplio y democrático conducido por el destacado columnista y analista político, Rodrigo López Oviedo, se determinó impulsar con decisión la campaña del aspirante presidencial de la “Colombia Humana”, Gustavo Petro Urrego, por cuanto encarna la esperanza de millones y millones de colombianos sumergidos en la violencia, la corrupción, el ventajismo y el desempleo por obra y gracia de una clase mafiosa de familias que han ostentado el poder hace más de 200 años, en contra del interés colectivo, pues siempre ha predominado el interés particular esas castas familiares.

Hacer una campaña casa a casa, barrio por barrio, vereda por vereda, explicando el programa del candidato presidencial y desarticulando la sarta de mentira y calumnia que ha montado la contraparte en aras de no perder el poder por una parte y por la otra, ante la incapacidad de tener ideas claras para convencer al pueblo colombiano.

Bien es sabido que la extrema derecha, que encarna Álvaro Uribe Vélez y su payaso de apellido Duque, solo tiene como argumento movilizador la violencia, la cual se expresa a través del miedo, la venganza y el odio.

No hay en esta campaña ideas que llamen esperanza, reconciliación y unidad para superar la terrible crisis socioeconómica que vive el país nacional, como dijera Jorge Eliécer Gaitán Ayala, al referirse al pueblo.

Duque propone más guerra, más violencia en campos y ciudades y más individualismo en la dinámica de sálvese quien pueda. El terrible destino de la juventud será la guerra como si no estuviera metida en ella, lo anuncia el títere de Uribe al afirmar que habrá más bota militar. No dice que mandará a sus hijos al campo de batalla, pero sí a los hijos del pueblo, a los hijos de los campesinos.

La lucha en el Tolima es bien complicada, porque el departamento está en manos de la extrema derecha. El gobernador Barreto es un agente de esa descompuesta clase social, él personalmente está a punto de ir a la cárcel por corrupto. Espera, que lo salve el senador electo que es su familiar y la representante Matiz por el partido conservador. Esa será la misión de estos congresistas que al parecer llegaron con el presupuesto del departamento que entregó el gobernador a dos manos como una piñata.

Como dijo alguien que participó de la reunión: “Esta será una disputa cuerpo a cuerpo, cara a cara, pero vale la pena hacerlo”.

Se trata de llegar al pueblo con mensajes cortos, cifras, cuadros comparativos, ejemplos sacados de la misma cotidianidad, siempre con una sonrisa, con alegría, esperanza y convicción. Una chapola será suficiente para abrir el debate callejero o veredal.

Igualmente, durante esta reunión salió otra idea de más largo plazo, pero que hay que comenzar ya: La erradicación del analfabetismo político y el asumir que hay la necesidad de prepararnos para ser opción de poder. La complejidad del manejo de la cosa pública no se aprende de la noche a la mañana, más si tenemos en cuenta que al pueblo nunca le han dado la posibilidad de ser poder, pues siempre lo ha tenido secuestrado unas cuantas familias oligarcas. Entre sí, se lo han repartido cada cuatro años y el pueblo se ha quedado siempre viendo un chispero. “Al pueblo nunca le toca”, dijo sabiamente Álvaro Salom Becerra.

Como propuesta en construcción está la creación de un colectivo de estudios políticos. Para el efecto, se crearon algunas comisiones para redactar la naturaleza del colectivo, los principios, los objetivos, su estructura orgánica, su financiación, etc.

La perspectiva es estudiar colectivamente la política como ciencia, como arte. Bien dijo el profesor Jairo Nagles: “Hay que volver a estudiar el marxismo, el leninismo, la historia”. Igualmente, la sociedad tolimense acosada por la violencia, la pobreza y el terrorismo de estado.

Todas estas ideas que florecieron en esa noche, son inspiradas alrededor de la candidatura presidencial de Gustavo Petro y se aspiran desarrollar en la dinámica dialéctica de la campaña en la calle y en la vereda. Nada estático. Todo en movimiento.