Brasilia, 28 mar (PL) La cuarta etapa de la caravana Lula por Brasil culminó hoy con un multitudinario acto en el centro de la ciudad paranaense de Curitiba, donde late el corazón de la impugnada operación anticorrupción Lava Jato.

Yo no tengo nada contra Lava Jato, sino contra las mentiras de las que estoy siendo víctima todos los días, expresó el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva en un encendido discurso en el cual acusó a la Red Globo de ser ‘el estimulador del odio’ en el país.

El fundador del Partido de los Trabajadores (PT) hizo un recuento pormenorizado de todos los ataques sufridos por la caravana en su recorrido por los estados de Río Grande do Sul, Santa Catarina y Paraná, iniciado el 19 de marzo último, y afirmó que la prensa fue condescendiente con eso todo el tiempo.

Incluso ayer, cuando dos ómnibus fueron atacados a tiros, algunos intentaron defender la agresión, deploró.

Lula alertó que ‘no es juego lo que está sucediendo en Brasil; estamos perdiendo la soberanía nacional’, dijo y criticó la política entreguista del actual gobierno, que ‘no tiene salida para la economía de este país porque tampoco tiene credibilidad’.

Reiteró que nunca como ahora está tan entusiasmado con la idea de volver a ser Presidente de la República, para recuperar la autoestima y la soberanía del país; para volver a invertir en la educación y para que la gente vuelva a soñar, tener esperanza y creer en el futuro.

En una breve alocución, la presidenta nacional del PT, Gleisi Hoffmann, catalogó de histórico el acto de hoy en Curitiba y recalcó que éste fue en defensa de la democracia, contra la violencia y el fascismo.

Hoffmann agradeció la presencia de los precandidatos presidenciales del Partido Comunista de Brasil (PCdoB) Manuela D’Avila, y del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) Guilherme Boulos, así como de los senadores Roberto Requiao (Movimiento Democrático Brasileño) y Joao Capiberibe (Partido Socialista Brasileño).

También, de representantes de los frentes Brasil Popular y Pueblo Sin Miedo; centrales sindicales y del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), a nombre del cual habló Joao Pedro Stédile.

El dirigente del MST propuso a los presentes asumir tres compromisos (aprobados por aclamación): impedir que la policía encarcele a Lula si se libra la orden de detención; pintar todos los muros con la frase ‘Lula es inocente, Lula presidente’, y organizar para mediados de año un Congreso Nacional del Pueblo en el carioca estadio Maracaná.

La primera etapa del proyecto Lula por Brasil, impulsado por el PT y la Fundación Perseu Abramo, transcurrió entre agosto y septiembre de 2017 y recorrió los nueve estados del Nordeste del país. Con posterioridad, del 23 al 30 de octubre, su segunda fase abarcó siete regiones y 21 ciudades de Minas Gerais.

La tercera etapa tuvo lugar en el estado de Río de Janeiro del 4 al 8 de diciembre pasado y la cuarta, que finalizó esta noche, viajó por tres entidades federativas del sur brasileño: Río Grande do Sul, Santa Catarina y Paraná.

agp/mpm