Panamá, 23 mar (PL) La ilegitimidad del Grupo de Lima (GL), concertación detractora del gobierno de Venezuela, la resaltó hoy aquí el analista político Julio Yao, que lo calificó de opositor a la Zona de Paz en la región.

‘La renuncia de PPK (Pedro Pablo Kuczynski) por corrupción sacude hasta los cimientos la VIII Cumbre de las Américas (13 y 14 abril 2018), que se desmorona como castillo de arena y cuyo tema era, paradójicamente, ‘la gobernabilidad democrática y la corrupción’. Su anfitrión era el defenestrado mandatario’, según el exdiplomático.

El artículo, publicado en la versión web del diario La Estrella, augura el fracaso de Estados Unidos en su intento de ampliar la base de su intervención contra Venezuela en la cita continental, pues la ausencia del mandatario renunciante deja ‘al desnudo la fragilidad democrática y la orfandad moral y política’ de algunos gobiernos.

Señaló por su nombre a los de México, Honduras, Colombia, Argentina, Brasil, Chile y Panamá, ‘señalados por igual o peor por la corrupción que sepultó a PPK y calificables de ‘Estados fallidos’, según el novísimo diccionario del Comando Sur’.

Al analizar la creación del GL, Yao aseveró que viola las cartas constitutivas de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de Naciones Unidas (ONU), y la obligación de no intervenir, ni amenazar y agredir y que el grupo surgió tras las públicas intenciones de Estados Unidos de invadir militarmente a Venezuela.

‘La Declaración de Lima (agosto 2017), que creó el GL, pierde su razón de ser a raíz del informe vinculante del investigador independiente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el estadounidense Alfred-Maurice de Zayas,(…) al declarar que ‘en Venezuela no existe una crisis humanitaria’ que exija una ˜intervención humanitaria’ (léase ˜intervención armada’)’.

De Zayas reconoció en su informe que en ese país hay desabastecimiento y penurias ocasionadas por la guerra económica y comercial de una oposición violenta contra su pueblo, aupada desde el extranjero, y no de una opresión interna, expresó el texto.

‘La inexistencia de una crisis humanitaria imposibilita la aplicación de la Carta Democrática (de la OEA), principal objetivo del GL, en tanto que el grave traspiés de la VIII Cumbre deja a EE.UU. sin el telón de fondo regional necesario (léase complicidad) para destruir a Venezuela’, opinó la fuente.

En sus conclusiones, Yao calificó al GL de ‘un grupo de Estados delincuentes, forajidos y mercenarios que se oponen a la Zona de Paz en la región, sirven al Comando Sur de EE.UU. y carecen de legalidad, de tal suerte que el frustrado festín de buitres, pudiera ser más bien el funeral de su olvidada dignidad nacional’.

Ante la renuncia del mandatario peruano, el gobierno panameño se abstuvo de opinar y solo comentó que se mantiene atento a los acontecimientos, al tiempo que señaló ser ‘respetuoso de las decisiones soberanas de cada Estado’.

mgt/orm