París, 21 mar (PL) Francia sigue hoy a la expectativa tras la detención del expresidente Nicolás Sarkozy, quien debió prestar declaración ante la justicia en el marco de una investigación sobre presunto financiamiento ilegal de su campaña electoral en 2007.

La información sobre el arresto se conoció la víspera y de inmediato captó la atención mediática, además de generar numerosas reacciones por parte de políticos afines y rivales.

Numerosos integrantes de su partido, el conservador Los Republicanos, han manifestado el respaldo al político, incluido el actual presidente de la formación, Laurent Wauquiez.

‘En lo intrínseco del caso, confío en la justicia. Pero en la forma, ¿cómo comprender que Nicolas Sarkozy, expresidente de la República, esté detenido desde hace más de 10 horas? Humillante e inútil’, opinó en su cuenta de la red social Twitter.

Por otro lado, políticos de otros partidos indicaron que si la justicia ha llegado a este punto, es porque hay motivos, y muchos consideran escandalosos los hechos por los que el exmandatario está acusado.

Todo parece indicar que la detención se extenderá por 48 horas y al final de este periodo Sarkozy podría ser imputado formalmente.

La investigación busca determinar si el político recibió financiamiento ilegal procedente de Libia, en particular del gobierno del entonces presidente Muamar el Gadafi, sobre lo cual existen varios documentos y testimonios comprometedores.

Algunas de las evidencias son unos registros del entonces ministro de Petróleo de Libia, Choukri Ghanem, en los cuales se mencionan varios pagos a Sarkozy.

También está la declaración del empresario Ziad Takieddine, quien afirmó que entre 2006 y 2007 llevó un total de cinco millones de euros desde Libia hasta París, donde los entregó a Sarkozy (entonces ministro de Interior) o a personas de su entorno.

agp/lmg