Caracas, 17 mar (PL) Lo que pase en Venezuela repercutirá en la región de América Latina, advirtió hoy el filósofo mexicano Fernando Buen Abad Domínguez al lanzar una apelación a favor de la solidaridad con la patria de Simón Bolívar y Hugo Chávez.

‘No hay lugar para demoras ni para dudas. Hay que arreciar la crítica y la autocrítica con lealtad y con compromiso sin regateos. Es necesario que Venezuela sepa que cuenta con nosotros’, indicó Buen Abad en momentos que en que se posiciona un twitter de solidaridad con ese pueblo.

Que todos seamos Venezuela no es una ‘coincidencia’ ni es un desplante de voluntarismo coyuntural. Es nada menos que la consecuencia lógica de entender el tamaño de los adeudos que, de manera desigual y combinada, todos tenemos con la patria de Bolívar y de Hugo Chávez, subraya el académico mexicano en un enfoque que publica la Agencia Venezolana de Noticias.

Por sí misma, subraya, la solidaridad con el pueblo revolucionario de Venezuela es un recuento histórico que compendia no solo las herencias del Libertador y no solo la lucha digna del pueblo en el ‘Caracazo’, sino el salto de calidad en soberanía e independencia que convirtió a Venezuela -junto con Cuba- en baluarte socialista de la América Latina y el Caribe.

Todos somos Venezuela porque es una responsabilidad ética y política en un tiempo que, en su fase imperial, las perversiones hegemónicas burguesas decidieron dar un zarpazo sobre los recursos naturales y borrar de la faz de la tierra todo ejemplo de dignidad y de justicia social, parido por los pueblos en lucha, refiere el filósofo y activista social.

Precisa que ‘Venezuela es vanguardia en esas tareas, y por eso es blanco de todos los ataques imaginados e inimaginables. Han sido años de ofensivas golpistas infestadas con calumnias mediáticas, con infiltraciones paramilitares… con episodios terroristas para desestabilizar y derrocar al gobierno revolucionario democráticamente elegido por su pueblo’.

Han sido años y más años de maltratos, insultos, engaños y ninguneos contra el gobierno revolucionario que, entre miles de victorias, recuperó el petróleo para su pueblo y, con ello, recuperó la dignidad para su historia, indica Buen Abad.

Señala asimismo que Venezuela fue y es blanco de ‘todos los asedios más irracionales e injustos; todas las canalladas más alevosas y obscenas; todas las injusticias más groseras y más inaceptables. Hoy todos somos Venezuela para defenderla y para construir con ella otro presente y otro futuro’.

pgh/lb