Por Antonio Rondón *

Moscú (PL) La elección de Pavel Grudinin en las primarias del Frente Popular de Fuerzas Patrióticas como su candidato a las presidenciales rusas generó polémica dentro del movimiento y en sentido general, al defender un programa electoral que contiene propuestas novedosas.

Grudinin militó en el gubernamental partido Unidad, para después hacerlo de 2007 a 2010 en las filas del también oficialista Rusia Unida; en 2000 formó parte del grupo de personas de confianza de la primera campaña electoral de Vladimir Putin.

Sin embargo, cuando a los 58 años de edad sondeó la posibilidad de ir a sus primeras presidenciales, lo hizo como parte del Frente Popular de Fuerzas Patrióticas, donde participa el Partido Comunista de la Federación de Rusia (PCFR).

En las primarias del citado frente, Grudinin obtuvo 303 votos a favor, por encima de otros pretendientes para representar a esa formación de izquierda en los comicios del 18 de marzo, entre los que no se encontraría el secretario general del PCFR, Guennadi Ziuganov.

Desde 1995, Grudinin dirige el sovjoz (cooperativa agroindustrial) V.I. Lenin, donde logró un alto grado de eficiencia y condiciones de trabajo, asegura el PCFR.

Como lo explica en un material fílmico, en esa empresa cooperada se formaron condiciones de vida (salud gratuita) y atenciones a los trabajadores que Grudinin considera un ejemplo positivo para el país.

Según el referido partido, en diciembre pasado se efectuó un sondeo donde supuestamente Putin contaba con 50 puntos, Grudinin con 45 y el líder liberal-demócrata Vladimir Zhirinovsky con cinco.

Pero tal información difiere de los resultados de sondeos realizados en ese mismo tiempo por el Centro Ruso de Estudios de la Opinión Pública (Vtsiom) y el Fondo de Opinión Pública (FOM), en los cuales siempre el mandatario ruso superó la marca de 65 por ciento.

Aún así, tras iniciarse la campaña electoral, medios de prensa se hicieron eco de versiones sobre la incongruencia de informaciones ofrecidas al fisco por el candidato de izquierda y lo que podía ocurrir en realidad con sus cuentas bancarias en el exterior.

Pero la máxima dirección del PCFR rechazó tales versiones, las consideró infundadas y empleadas con la intención de dañar la imagen de su candidato presidencial.

Para el 28 de enero de este año, Grudinin contaba con 11 puntos de preferencia, según el Centro de Cultura de Investigación Política, cercano al PCFR. Sin embargo, el Vtsiom y el FOM lo sitúan en un rango de entre 5,7 y 7,2 por ciento.

LAS PROPUESTAS

En medio de la divulgación sobre cuentas bancarias, movimiento de dinero y otros detalles vinculados a negocios de sus hijos, Grudinin realizó un periplo por 15 de las 85 divisiones administrativas rusas, para hacer un muestrario nacional de su política.

El empresario agroindustrial cree que la prosperidad debe ser para las grandes masas populares y no para unos pocos, mientras promete el paso, según él, del capitalismo oligárquico a un estado social.

El candidato oficial del PCFR aboga por la nacionalización de esferas estratégicas y base de otras ramas de la economía, como energía eléctrica, ferrocarriles, comunicaciones y principales bancos.

Según Grudinin, deben emplearse billones de rublos utilizados en la adquisición de obligaciones de la deuda de Estados Unidos para invertir ese monto en la economía nacional y buscar una administración poco dependiente del dólar.

El empresario considera necesario limitar la presencia del capital especulativo en la economía nacional, mientras aboga por la salida de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La participación en la OMC dejó pérdidas directas por más de un billón de rublos (17 mil 605 millones de dólares) y otros cinco billones (88 mil millones de dólares) en pérdidas indirectas.

Aunque sin dar a conocer fuentes para lograrlo, Grudinin promete acabar con el llamado provincianismo, para lo cual busca igualdad en gastos de presupuesto y aumento del nivel de vida entre regiones, así como un salario mínimo de 30 mil millones de rublos (528 dólares).

El candidato de izquierda considera necesario rescatar un sistema de salud verdaderamente gratuito, un control sobre los precios de servicios comunales y de productos de primera necesidad, así como introducir el referendo para aprobar temas nacionales cruciales.

LA POLÉMICA

Muchos analistas consideran que aunque la selección de Grudinin fue resultado de una votación en las primarias del citado frente popular, tampoco nadie pone en duda que la decisión tuvo mucha relación con la posición asumida por el máximo dirigente del PCFR.

Ahora la contienda exige el máximo de funcionalidad de los candidatos y cualquier asunto en su contra le resta a priori opciones de ocupar una buena posición dentro del electorado ruso.

Serían muy pocos los politólogos que pondrían en duda la victoria de Putin en los comicios presidenciales, pero la más fuerte lucha se presenta por el segundo lugar, en este caso entre Grudinin y Zhirinovsky.

Los analistas consideran que el programa de 20 pasos del candidato de izquierda, en algunos aspectos tiene propuestas similares a las esbozadas en su momento por el jefe de Estado ruso en su mensaje a la nación, en tanto otras parecen ser muy osadas para la Rusia actual.

Pero las urnas siempre tienen la última palabra. Grudinin con su candidatura pudiera, como empresario que es, además del electorado del PCFR, convencer a parte de la clase media para apoyarlo en su intento de llegar al Kremlin, consideran aquí analistas políticos.

arb/To

*Corresponsal Jefe de Prensa Latina en Rusia.