Lima, 23 feb (PL) La presión al presidente peruano para que diga cuándo se someterá al interrogatorio de una comisión congresal anticorrupción, arrecia hoy tras nuevos indicios que ligan al mandatario con la empresa brasileña Odebrecht.

Tanto la pesquisa como lo que declare la semana próxima el exrepresentante de la compañía en Perú, Jorge Barata, se relacionan directamente con los proyectos de destituir al mandatario por ‘incapacidad moral permanente’ por esas relaciones.

El presidente del Congreso de la República, Luis Galarreta, opositor de derecha, pidió públicamente a Kuczynski que diga cuándo recibirá a la comisión para responder las preguntas.

Esta semana, el parlamentario progresista Alberto Quintanilla votó en contra del permiso de viajes presidenciales a Colombia y Chile, por considerar que el mandatario debió definir antes la fecha del interrogatorio, aunque la autorización fue extendida por mayoría, con apoyo de FP.

Quintanilla pertenece al Movimiento Nuevo Perú (MNP) que, junto al Frente Amplio (FA), trabajan en un proyecto de vacancia presidencial por negocios de empresas ligadas a Kuczynski que lo beneficiaron, bajo el gobierno de Alejandro Toledo (2001-06), del que el actual mandatario fue premier y titular de Economía.

El jefe de Estado ofreció declarar ante la comisión en su alegato de defensa durante el primer y frustrado proceso de vacancia, del que se salvó por la abstención de una fracción de FP, en diciembre último, a cambio de lo cual indultó al exgobernante Alberto Fujimori, mentor de ese partido.

Sin embargo, posteriormente aplazó el interrogatorio hasta después de que declare Barata, los días 27 y 28 de febrero, aunque los fiscales peruanos, según el Ministerio Público, no han recibido ninguna pregunta de sus colegas encargados de los casos de Kuczynski y del expresidente Alan García, para incluir en el interrogatorio al ex ejecutivo de Obebrecht.

Tal hecho, según Galarreta y legisladores de otros partidos, hace innecesario esperar la declaración de Barata para definir la fecha del interrogatorio parlamentario, por lo que Kuczynski debe definirla.

Entretanto, diversos sectores cuestionan que las preguntas a Barata no incluyan las referidas a Kuczynski y García, este último investigado por lavado de activos y quien pidió que se planteen las de su caso, aunque un abogado políticamente ligado a él presentó un pedido judicial en contrario.

El interrogatorio al empresario estará referido al expresidente Ollanta Humala, quien está preso sin condena por posible lavado de activos y habría recibido fondos electorales de Odebrecht, según Barata, aunque el exgobernante lo niega.

También a la líder de Fuerza Popular (FP), Keiko Fujimori, investigada porque el expresidente de la firma brasileña, Marcelo Odebrecht, dijo anteriormente que financió electoralmente al fujimorismo -lo que ella niega- y añadió que Barata sabe los detalles.

lma/mrs