San Juan, 7 feb (PL) Los trabajadores puertorriqueños serán conducidos hacia una esclavitud en tiempos modernos por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), al despojarlos de los derechos conquistados, afirmó hoy el diputado Denis Márquez Lebrón.

El portavoz del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) en la Cámara de Representantes alertó que en una carta enviada por el organismo establecido por Washington mediante la legislación Promesa, se quiere despojar a los trabajadores de sus derechos laborales.

‘La junta de control pretende continuar con su agenda dirigida a desmantelar la legislación laboral tras décadas de luchas, por lo que se trata de la esclavitud en tiempos modernos con el único fin de garantizar el pago a los bonistas’, alegó Márquez Lebrón.

El parlamentario socialdemócrata se refirió a que uno de los propósitos de la JSF es garantizar el pago de la deuda pública de 73 mil millones de dólares a los acreedores de Wall Street.

Denunció que con el propósito de impedir que las propuestas del ente impuesto por Washington mediante la legislación Promesa se concreticen con el aval de la Legislatura de Puerto Rico, presentó una resolución concurrente en la Cámara baja, al tiempo que emplazó a la mayoría del oficialista Partido Nuevo Progresista (PNP), pro anexión, a darle curso para su aprobación.

Las propuestas de la JSF incluyen la baja del salario de los trabajadores, tornar opcionales las indemnizaciones por despido y el bono de navidad, además de reducir los requisitos de vacaciones y licencias de enfermedad sin paga.

‘Esto tendrá el efecto de un mayor menoscabo en la calidad de vida de los puertorriqueños, acelerar la emigración, agudizar la pobreza y poner en precario la ya maltrecha economía del país’, detalló Márquez Lebrón.

El diputado estableció que si el gobierno del anexionista Ricardo Rosselló Nevares y la Legislatura, dominada por el PNP, no aprendieron con la experiencia de la pasada reforma laboral, será terrible el impacto sobre los puertorriqueños.

Con estos nuevos designios de la junta de control que trastocan, incluso, las pensiones de los adultos mayores y se traducen en una baja en los salarios de los trabajadores, tienen con su resolución una oportunidad de anteponer los intereses del pueblo al de los acreedores.

‘De lo contrario, la historia los juzgará por haber traicionado al país y condenarlo a la miseria’, aseguró Márquez Lebrón.

El diputado del PIP consideró que el gobierno y la Legislatura tienen que enfrentar enérgicamente la agenda y el enfoque de la JSF, que catalogó de ‘imperial, puramente economicista, que se aleja de los principios de humanismo y de desarrollo pleno del ser humano, que durante las pasadas décadas tanto ha defendido la Organización de las Naciones Unidas’.

El representante independentista cursó, además, una carta al presidente de la Cámara, Carlos Méndez Núñez, en la que le urge rechace las propuestas de la JSF mediante la aprobación de la resolución concurrente que acaba de presentar.

agp/nrm