Por: Hernán Durango.

Miles de motociclistas protestarán el día viernes 26 de enero desde las 6:00 de la mañana en las principales calles y avenidas de la ciudad capital para exigir al señor Enrique Peñalosa que entierre totalmente su anunciado decreto que prohibe el transporte de parrillero hombre en motos de más de 125 cc.

A través de las redes sociales los motociclistas confirmaron las protestas y llaman a la ciudadanía afectada a concentrarse en diferentes puntos de la ciudad. Desde estos puntos de concentración se trasladarán en sus vehículos a paso de tortuga, con pitos y banderas como medida de descontento e inconformidad frente a las imposiciones de los funcionarios del gobierno distrital contra este sector al que en las últimas semanas le ha caído el castigo con los aumentos desconsiderados en el SOAT, Matricula, Pase de conducción, impuestos y el sin nuemro de comparendos, traslado de grúas y los patios, producto de los operativos de la Policía del tránsito.

Los manifestantes informan a los participantes y a la ciudadanía que las manifestaciones serán pacíficas y organizadas. Harán el plan tortuga el viernes 26 de enero sin bloqueos al sistema Transmilenio, no se subirán a andenes e invitan a los manifestantes a evitar enfrentamientos con la fuerza pública para demostrar de esta forma la justeza de sus reclamaciones.
motociclistas-bogota-2Cabe destacar que desde el mismo momento del anuncio de la medida restrictiva por parte de la administración distrital se expresaron voces de rechazo y convocaron bloqueos y movilizaciones en varias avenidas el día miércoles 24 de enero. De inmediato el alcalde, cuyo nivel de aceptación es el más bajo del país y por quienes miles de ciudadanos reclaman la revocatoria, apareció en los medios de comunicación bajando el tono y la arrogancia que lo caracteriza, para decir que su medida sería de “carácter transitorio y no en toda la ciudad, sino en algunas zonas específicas”.

Todo parece indicar que por cuenta de las políticas del señor Peñalosa y su secretario de Movilidad Juan Pablo Bocarejo la ciudad entrará en una etapa de alteraciones ya que los cerca de 500 mil motociclistas que existen en la capital no estarán dispuestos a dejarse imponer una nueva restricción. Las motos no son el problema de la inseguridad, en la mayoría de los casos estos vehículos sirven para transporte y son fuente de ingresos para sus núcleos familiares. Habrá que enseñarle a las autoridades que el aumento de la inseguridad y actos delictivos requieren otro tipo de tratamiento, especialmente con una mayor acción por parte de los organismos de seguridad para contrarrestar a las bandas delincuenciales en todas las localidades.

motociclistas-bogota-3