Washington, 9 ene (PL) El presidente estadounidense, Donald Trump, solicitó hoy al Congreso que analice una reforma profunda al sistema migratorio y reiteró su decisión de construir un muro en la frontera con México.

En un prolongado encuentro este martes con legisladores demócratas y republicanos, el mandatario enfatizó que la seguridad fronteriza y los cambios en las leyes de inmigración del país son condiciones necesarias para llegar a un acuerdo sobre el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), iniciativa avalada por el expresidente Barack Obama en 2012.

El DACA, que protegió de la deportación a 800 mil jóvenes indocumentados traídos a Estados Unidos durante su niñez, tuvo una amplia acogida en amplios sectores de la sociedad norteamericana, pero a la vez encontró rechazo entre los políticos conservadores.

Durante la reunión de hoy, Trump calificó de buen punto de partida un proyecto que presentará próximamente el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, el republicano Bob Goodlatte, que contiene prioridades de los sectores más conservadores del Capitolio, rechazadas por los demócratas.

El encuentro, transmitido de forma diferida por la televisión por cable poco después de concluir, fue calificado de inusual por el diario The New York Times, porque permitió a los participantes intercambiar sus puntos de vista sobre las complejas conversaciones migratorias en curso.

Trump pareció apoyar, con algunas condicionantes, un acuerdo bipartidista que eventualmente otorgaría a unos 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos la posibilidad de acceder a la ciudadanía, una posición que muchos de sus seguidores percibieron hasta ahora como inaceptable.

Para el senador demócrata Dick Durbin, un connotado defensor de los derechos de los ‘dreamers’ esta fue una reunión única y positiva que transmitió el deseo de completar una legislación sobre este asunto.

La Casa Blanca y el Congreso están presionados para llegar a una solución al respecto porque las conversaciones migratorias están ligadas a un proyecto de financiamiento para el Gobierno, y las agencias federales tendrán que cerrar sus puertas por falta de fondos si no se llega a un acuerdo antes del 19 de enero próximo.

El DACA, que expira el 5 de marzo de este año, proporciona a los inmigrantes que fueron traídos por sus padres a Estados Unidos de manera irregular cuando eran niños, el derecho a vivir y trabajar en este país sin temor a ser deportados.

lma/rgh