San Juan, 7 ene (PL) La laureada escritora Ana Lydia Vega afirmó hoy que el liderazgo del Partido Nuevo Progresista (PNP) ha fracasado en cumplir con las promesas de anexar plenamente a Puerto Rico a Estados Unidos.

La autora destaca cómo terminó sin penas ni glorias el año 2017, cuando se cumplió un siglo de la imposición de la ciudadanía estadounidense a los puertorriqueños en vísperas de la Primera Guerra Mundial para que sirvieran en sus fuerzas armadas.

Con un grado de ironía, Vega plantea que el ‘cumplesiglo de la ciudadanía americana en Puerto Rico’ fue tan discreto que casi nadie se enteró, más allá de una sosa sesión en la Asamblea Legislativa de culto a la Ley Jones, aprobada por el Congreso federal en 1917.

‘No me explico cómo pudo desaprovecharse tan propicia ocasión para homenajear por todo lo alto a nuestras credenciales de importación’, expuso la autora boricua en una columna en el diario El Nuevo Día titulada ‘Cien años de gringuedad’ al preguntarse dónde estaban ‘las masas alborozadas de orgullosos americanos por decreto’.

Vega desmenuzó los intentos del anexionista PNP para, desde el gobierno, conmemorar una identidad jurídica impuesta a un país dominado.

Para la escritora, la historia, siempre traviesa y burlona, se ocupó de honrar la ocasión a su manera, puesto que peores no pudieron haber sido las circunstancias que enmarcaron el infortunado centenario, empezando, claro, por la crisis de la deuda.

Ya para 2016, el Congreso estadounidense nos había otorgado uno de esos grandiosos ‘privilegios’ de la ciudadanía de tercera: el nombramiento de una entidad fiscalizadora con los poderes absolutos de un gobierno de ocupación; la única ‘inmunidad’ disponible era para los miembros de la junta de control colonial, anotó.

Vega destacó los fracasos del PNP en sus promesas triunfalistas de una anexión relámpago y de la rápida implantación del tan cacareado Plan Tenesí, para forzar la incorporación plena.

Destacó el polémico resultado de la consulta de 2012 con un nuevo plebiscito, que produjo, entre la abstención voluntaria y la apatía generalizada, una participación de sólo un 23 por ciento del electorado el 11 de junio de 2017.

‘Como si no bastaran la quiebra de las finanzas gubernamentales, y el golpe de estado de la junta (de supervisión fiscal impuesta por Estados Unidos), el destino les tenía en remojo otra sorpresa a los atesoradores de la ciudadanía de injerto: dos huracanes sucesivos pusieron otra vez en precario sus ilusiones’, detalló.

Para Vega, con el destape obsceno de la miseria boricua, el colonialismo se recicló en caridad; caridad de migajas por cuentagotas, evidencia contundente de que la ciudadanía americana sólo nos sirve para emigrar.

La escritora denunció la acción del presidente Donald Trump que ‘en carne y hueso nos tiraba el toallazo del desprecio ante la sonrisa complaciente de nuestros funcionarios electos’, el escándalo del contrato a Whitefish Energy acababa de hundir a Puerto Rico en el desprestigio.

Recalcó que luego de la reforma contributiva del Congreso maniobró para declararnos ‘foráneos forever (por siempre)’, y así continuaba haciéndose sal y agua la utopía del ingreso al exclusivo club de los dueños del planeta.

mv/nrm