El presidente de Bolivia, Evo Morales, criticó el doble rasero de EE.UU, que calla ante el fraude electoral en Honduras, pero sanciona al responsable del Consejo Supremo Electoral de Nicaragua, Roberto Rivas.

Honduras atraviesa una grave crisis política tras las elecciones presidenciales de noviembre, donde el Tribunal Supremo Electoral declaró como ganador al mandatario Juan Orlando Hernández, a pesar de las insistentes denuncias de irregularidades durante el proceso.

“El imperio no dice nada del fraude en Honduras”, señaló el jefe de Estado boliviano en su cuenta de la red social Twitter @evoespueblo.

Mientras EE.UU hace caso omiso a esos hechos de corrupción, penaliza al responsable del Consejo Supremo Electoral de Nicaragua, Roberto Rivas, advirtió Evo.

Hace unos días, el Departamento del Tesoro norteamericano impuso sanciones a Rivas, que incluyen la cancelación de visas y el congelamiento de bienes, por supuestos hechos de corrupción.

“Con su conocida doble moral, EE.UU sanciona al presidente del Tribunal Electoral de Nicaragua, Roberto Rivas, por la amplia victoria democrática del hermano Daniel Ortega en las elecciones nacionales y municipales”, denunció el jefe de Estado boliviano.