Lima, 27 dic (PL) Las duras condenas de dos partidos centristas al indulto otorgado al exgobernante Alberto Fujimori agudizaron hoy el aislamiento del presidente Pedro Pablo Kuczynski, lo que para muchos deja al mandatario como ”rehén del fujimorismo”.

La parlamentaria Marisol Espinoza, al condenar el indulto, dijo que el Jefe de Estado se ha convertido por decisión propia en rehén del fujimorismo.

Similar calificativo usó el exministro de Economía Alonso Segura al comentar la pérdida, por el indulto, del apoyo de casi todas las fuerzas políticas a Kuczynski o de la posibilidad de una relación no conflictiva con ellas.

Los partidos Alianza para el Progreso (APP) y Acción Popular (AP), que oscilaban entre el apoyo y la crítica al gobierno neoliberal de Kuczynski, criticaron duramente su decisión de dar libertad al expresidente condenado por crímenes de lesa humanidad y corrupción confesa.

Previamente, tras haber ayudado con su abstención a evitar la destitución del mandatario, para contener una arremetida fujimorista, el progresista Movimiento Nuevo Perú acusó al mandatario de traición por haber otorgado, mediante un pacto infame, el perdón a Fujimori

APP manifestó en un comunicado su ‘absoluto rechazo al indulto’ y lo calificó como producto de una ‘oscura alianza política’ y un ‘pacto infame’ entre Kuczynski y el fujimorismo para dejar impunes los crímenes por los que fue condenado Fujimori (1990-2000).

Tras reiterar la opinión de que el presidente y el fujimorismo representan lo mismo, Acción Popular condenó el acuerdo entre el Jefe de Estado y una fracción fujimorista ‘para otorgar el indulto a cambio de impunidad’ del primero por antiguos negocios bajo sospecha de corrupción con la empresa brasileña Odebrecht.

Debido al indulto, renunciaron a la bancada del partido gobernante tres de sus 18 integrantes, así como varios funcionarios públicos de alto nivel, mientras se considera inminentes renuncias ministeriales por el mismo motivo.

El vocero parlamentario del partido gobernante Peruanos por el Kambio (PPK), Juan Sheput, criticó a los ministros porque, en su gran mayoría, se mantienen al margen y no salen a dar explicaciones sobre el indulto.

Para el analista político Fernando Tuesta, el mandatario ‘es ahora un ‘Fujimori-dependiente’, un enfermo que tiene un balón de oxígeno cuya marca es Fujimori’ y va a continuar así durante los tres años y medio de gobierno que le quedan, preso de su decisión de indultar al exgobernante.

Otro analista, Gustavo Gorriti, señaló que la libertad dada a Fujimori ha dejado a Kuczynski ‘en una posición de mayor debilidad y dependencia, y lo ha hecho perder para siempre, la ayuda de los sectores democráticos frente a las arremetidas del fujimorismo’ y solo le queda optar entre dos fracciones de este àra enfrentar a la otra.

pgh/mrs