Madrid, 21 dic (PL) La participación en las elecciones que celebran hoy en la región española de Cataluña se ubicaba, a dos horas de su cierre, en 68,3 por ciento, un fuerte aumento respecto a los comicios de 2015.

El dato supone un incremento de algo más de cinco puntos por encima que en las autonómicas del 27 de septiembre de 2015, cuando a la misma hora (18:00) la afluencia a las urnas fue del 63,12 por ciento, informó un representante del gobierno español en Barcelona.

En la contienda de hace dos años, la participación final alcanzó la cifra récord del 74,95 por ciento del censo, pero a diferencia de la de este jueves (día laborable) aquella cita electoral tuvo lugar un domingo, como es habitual.

Los catalanes votan hoy en unos comicios que decidirán si dar el triunfo a los partidos separatistas, que proclamaron el 27 de octubre la independencia unilateral de la rica comunidad autónoma, o a las agrupaciones contrarias a la secesión, llamadas constitucionalistas.

Con un pronóstico incierto, las formaciones independentistas y las defensoras de la unidad constitucional de España se disputan la mayoría en el parlamento regional, fijada en 68 de un total de 135 escaños.

En la anterior legislatura, interrumpida luego de una polémica intervención de la autonomía por el gobierno central de Mariano Rajoy para frenar el desafío secesionista, el independentismo dominaba la cámara con 72 bancas.

Las encuestas publicadas en las últimas semanas sugieren que las fuerzas a favor de la escisión de España podrían reducir esa ventaja y perder el control de la asamblea legislativa, aunque los unionistas tampoco alcanzarían la supremacía necesaria para gobernar.

Según algunos analistas, una elevada concurrencia a las urnas puede beneficiar al bloque constitucionalista, donde se suele registrar una mayor abstención, pero en esta ocasión los resultados son inciertos.

Más de 5,5 millones de electores están llamados a votar en unos comicios de carácter excepcional, con varios candidatos de las huestes separatistas presos o en el exterior, imputados por rebelión, sedición y malversación tras la declaración unilateral de independencia.

pgh/edu