Buenos Aires, 6 nov (PL) Las pericias que arrojarán los resultados finales de la autopsia del cuerpo de Santiago Maldonado continúan hoy mientras muchos se preguntan cuándo se sabrá que sucedió con el joven argentino.

En las afueras de la morgue judicial, donde trabaja el grupo de especialistas, aún permanece en pie un santuario que ciudadanos del común levantaron y pese a las lluvias, el sol y el correr de los días, muchos acuden a dejarle velas y flores.

Desde que el cuerpo del joven tatuador, de 28 años, fue encontrado en el río Chubut el pasado 17 de octubre, las personas se han acercado al lugar para mostrar su solidaridad con la familia, que hoy no ha podido aún darle sepultura.

Se espera que esta sea una semana clave y según adelantó a un medio local la abogada querellante por la Asociación de Profesionales en Lucha (Apel) en la causa, Liliana Alaniz, el resultado de la autopsia se conocería el viernes.

‘En el supuesto de que Santiago haya muerto ahogado, nosotros no podemos desprender la responsabilidad de Gendarmería porque se produce este resultado de muerte por esa represión y persecución que tuvieron en la orilla del río’, sostuvo en declaraciones recientes a Radio El Mundo.

Mientras los días corren y las especulaciones no cesan, como ha ocurrido desde que se conoció sobre el caso de Maldonado, las palabras que más se repiten entre los organismos de derechos humanos son justicia y verdad.

Las paredes amarillo pálido de la morgue están hoy escritas con mensajes fuertes al Estado en un reclamo por Santi, dicen unos, por un pibe que solo quería la paz, escribieron otros.

Muchos de los que pasan por ahí en sus rutinas diarias no son indiferentes. Jóvenes dejan mensajes, poemas, pinturas, un abuelo le explica a un niño que pregunta y otros simplemente leen con detenimiento cada escrito.

El caso Maldonado ha marcado la vida política de este país en los tres últimos meses y seguirá marcándola hasta conocer que pasó ese 1 de agosto cuando Santiago Maldonado estaba ahí junto a la comunidad mapuche, reprimida por las fuerzas de la gendarmería por ocupar tierras en manos del millonario italiano Benetton.

El reclamo sigue en pie y la familia aguarda saber la verdad para poder darle sepultura tras semanas de agonía.

agp/may