Madrid, 2 nov (PL) La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, acusó hoy al gobierno español de Mariano Rajoy de humillar a las instituciones de Cataluña, tras el envío a prisión incondicional de ocho depuestos dirigentes de esa comunidad autónoma.

En una declaración institucional, la regidora emplazó a la unidad sin fisuras de todo el ‘catalanismo político’ contra lo que calificó de autoritarismo del Ejecutivo conservador de Rajoy y exigió la inmediata libertad de los encarcelados.

La justicia española ordenó este jueves prisión provisional sin fianza para el cesado vicepresidente de Cataluña Oriol Junqueras y otros siete exconsejeros de la Generalitat (autogobierno catalán) por cargos relacionados con el proceso secesionista en esa región.

De esa manera, la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela asumió el pedido de la Fiscalía General del Estado que los acusó de rebelión, sedición y malversación por su presunta responsabilidad en la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre.

Colau demandó una amnistía para los políticos confinados y frenar la aplicación del polémico artículo 155 de la Constitución, que el pasado viernes dio luz verde a Rajoy para intervenir el próspero territorio nororiental, de 7,5 millones de habitantes.

Además de tomar el control de la autonomía, el presidente del Gobierno español destituyó al mandatario regional, Carles Puigdemont, y a todo su gabinete, disolvió el parlamento local y convocó a elecciones anticipadas para el 21 de diciembre.

Para la edil de la llamada ciudad condal, se trata ‘no solo del peor ataque al autogobierno catalán en democracia, sino de un ataque contra los mismos fundamentos democráticos del Estado español’.

Denunció que el encarcelamiento de Junqueras y de los antiguos consejeros (ministros) ‘es una decisión que solo se explica por deseo de venganza, y de tener como objetivo humillar a las instituciones catalanas y a sus legítimos representantes’.

Es un despropósito jurídico, una medida sin precedentes en la historia reciente de las democracias europeas y un gravísimo error político que nos aleja de la solución y nos arroja a la pendiente resbaladiza del autoritarismo, advirtió.

Es un día negro para la democracia y para Cataluña, remarcó la dirigente de izquierda.

Recordó que el Ayuntamiento de Barcelona reconoció, aun cuando fueron defenestrados bajo el paraguas del 155, a los miembros de la Generalitat, pues ‘todos ellos forman el gobierno catalán legítimamente escogido en las urnas’, enfatizó.

‘Aquellos que dicen defender la Constitución son los que hoy más la debilitan socavando la separación de poderes’, añadió.

La relación entre España y Cataluña se tiene que resolver con las urnas y no con la prisión, reivindicó Colau, quien lamentó la ‘deriva autoritaria del Estado’.

ocs/edu