Bogotá, 31 oct (PL) El debate de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), considerada la médula del proceso de reconciliación en Colombia, volvió a aplazarse hoy en el Senado, debido al ausentismo de los congresistas a la plenaria.

Se trata de la segunda ocasión que por falta de quórum se dilata el análisis de la JEP, instrumento clave en la reparación de las víctimas del conflicto armado, tal como quedó pactado en La Habana entre el gobierno y la exguerrilla del ahora partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

Ante la desidia parlamentaria, representantes de la bancada de la coalición gobernante llamaron a un mayor protagonismo del Ejecutivo para sacar adelante la JEP.

Asimismo el presidente del Senado, el conservador Efraín Cepeda, recordó que sin la JEP no hay proceso de paz en Colombia, teniendo en cuenta que el próximo 30 de noviembre vence el plazo del fast track (vía rápida), concebido para la aprobación de las iniciativas de ley alusivas a la construcción de la paz.

Este ausentismo es indolencia, no entienden lo que está en juego. No pueden traicionarse los acuerdos porque puede incendiarse el país. La seguridad jurídica de la paz depende de que se vote la JEP, subrayó el legislador Roy Barreras, del partido de la U (de la Unidad Nacional).

Por su parte, el presidente, Juan Manuel Santos, reconoció ayer que el tiempo está en contra y queda apenas un mes para la aprobación de las leyes de paz, consensuadas con las FARC en La Habana.

En un análisis publicado hoy en la revista colombiana Semana, el panorama fue calificado de grave y desolador.

La situación es tan crítica, apuntó ese medio, que algunos creen que si las cosas se complican más aún, el país se vería a las puertas de una declaratoria de conmoción interior o, peor aún, en la necesidad de convocar una asamblea constituyente.

agp/tpa