Por Maylín Vidal

Buenos Aires, 23 oct (PL) Ya no es una consigna, es un hecho, la expresidenta argentina Cristina Fernández es senadora y llegará en diciembre al Congreso argentino en busca de hacerle frente al ajuste económico del Gobierno de Mauricio Macri, como ha señalado.

Aunque la pelea será dura, tras el triunfo la víspera de la alianza oficialista Cambiemos en 13 de los 24 distritos que los llevó a ocupar más asientos en el Poder Legislativo, Cristina lleva con ella una experiencia política acumulada durante toda su vida, donde fue congresista y dirigió las riendas del país en dos períodos.

Los votos que recibió su propuesta política por la provincia de Buenos Aires fueron para ella y sus compañeros de equipo en estas legislativas, ‘una semilla de esperanza política y las vamos a regar todos los días’, dijo.

Con su nuevo papel de senadora y un frente con apenas cuatro meses de nacimiento -Unidad Ciudadana-, demostró que hay Cristina para rato sobre todo, como ha dicho, porque sé que me necesitan.

Al dirigirse a los presentes desde el búnker de esa fuerza política en la localidad bonaerense de Sarandí la víspera, la exmandataria, calmada, relajada, apuntó que ese proyecto político que emprendió el pasado 24 de junio fue capaz de sumar votos y crecer.

‘Hemos sido capaces de sumar votos, de crecer a pesar de que nos hemos enfrentado a la más enorme e inédita concentración de poder de la que se tenga memoria desde la restauración de la democracia’, manifestó.

Y agregó: debemos estar orgullosos de esta construcción porque el resto de las fuerzas opositoras no han resistido el avance del oficialismo y nosotros si hemos crecido.

En su discurso resaltó que construyeron un gran proyecto en apenas cuatro meses. Sabemos que tenemos una gran responsabilidad y la vamos a asumir con determinación y energía, destacó y enfatizó entre los aplausos de los presentes: aquí no se acaba nada, aquí hoy empieza todo.

Fernández irá con todas como lo hizo intensamente en su campaña donde en cada rincón bonaerense llevó durante este tiempo sus propuestas y cuestionó duramente al Gobierno.

En una de sus intervenciones más duras durante su campaña, el pasado 12 de octubre desde Hurlingham, advirtió que están hipotecando el país, ahogando las posibilidades de crecimiento, y llamó a poner un límite al vaciamiento de los bolsillos de los ciudadanos.

Volvió además a advertir que los llamados tarifazos emprendidos por el gobierno se van a multiplicar después de las legislativas y se refirió en particular a lo que llamó ‘la voracidad de vaciar los bolsillos de los argentinos’.

Necesitamos tener voces en el parlamento. Voces que se escuchen, voces que no se puedan comprar. Voces que no puedan ser calladas. Tiene que estar la voz de todos ustedes en el parlamento, expresó en otros de sus discursos de campaña.

Al senado llegará el próximo 10 de diciembre dispuesta a todo, representando a Unidad Ciudadana, convertida en la voz más fuerte de la oposición.

agp/may