Por Fausto Triana

Santiago de Chile, 20 oct (PL) El Ministro chileno en Visita Especial para el caso de Pablo Neruda, el juez Mario Carroza, comentó hoy a Prensa Latina que es muy relevante el hecho de que el poeta no murió de causas naturales.

Carroza consideró importante tener nuevos elementos que llevan a realizar otro tipo de análisis. ‘Hemos avanzado y vamos en la dirección correcta para determinar que sucedió con Neruda’.

La sospecha de que el prolífico escritor, diplomático y político fuera asesinado por agentes de la dictadura de Augusto Pinochet (en 1973), se incrementó a partir de la denuncia de su chofer Manuel Araya en 2011.

En realidad Araya llevaba años en su peregrinaje acerca de las extrañas circunstancias en que se dio la desaparición física del Premio Nobel de Literatura, hasta que un reportaje en la revista mexicana Proceso llamó la atención del mundo. ‘La prudencia exige un tiempo para madurar lo que ellos nos entregan. De todas formas el expediente va a continuar y profundizaremos en las diligencias’, recalcó el juez Carroza.

Ante otra pregunta de Prensa Latina, confesó que conocía de la existencia de estafilococo dorado en las osamentas de Neruda por los laboratorios de Murcia, España, pero fue ahora que supo de otras bacterias halladas en Canadá y Dinamarca.

‘No nos sorprende, pero es bueno que se investigue más si esa toxina pudo influir en el deceso de Neruda. Espero que el plazo de los forenses no demore mucho y así podamos llegar a conclusiones en el tema’, apostilló.

Cauteloso, el magistrado, que estuvo reunido esta tarde con los científicos que participaron aquí del Panel Genómico-Proteómicos, sostuvo que deberá analizar con calma otros detalles de las pesquisas.

‘He sabido también que los expertos descartaron que Neruda haya fallecido por caquexia cancerosa -como aparece en su certificado de defunción-, lo cual deberá revisar y estudiar en los próximos días’, precisó Carroza.

Clostridium botulinum es el nombre de la bacteria al parecer hallada en las osamentas del vate en un molar y si bien el científico español Alvaro Luna subrayó que no era necesariamente asociada al envenenamiento, otras fuentes aseguran que sí.

Usted puede tener en la suela de su zapato una toxina botulínica, señaló Lunar.

Sin embargo, una abogada que pidió el anonimato relató a Prensa Latina que se trata de una bacteria altamente venenosa que según varios procesos judiciales, fue usada por agentes de la dictadura de Pinochet contra prisioneros opositores.

‘Llevamos mucho tiempo esperando por esta verdad y si bien ahora nos ofrece cierto consuelo, es muy triste. Ya es un hecho de que mi tío no murió por causas naturales’, admitió Rodolfo Reyes Muñoz, sobrino de Neruda.

Se falseó el certificado de defunción, ya no tenemos la menor duda de que fue asesinado, enfatizó Reyes Muñoz.

agp/ft/cvl