Ilka Oliva Corado
 
Escribir, escribir, escribir, escribir.
Escribir si llueve, si hace sol, si está nublado, con luz de candil, en el bullicio, en el silencio, en la madrugada, a medio día, en el baño, en el autobús, en la calle, en el encierro del desarraigo. 
 
Escribir en la ebriedad, en la sobriedad, en la agonía, en el llanto, en la pérdida, en el abandono. En la enajenación. En la abundancia. En la adicción. A pesar de las circunstancias, escribir. 
 
Escribir sin vergüenza,  en la timidez, en el bochorno,  sin miedo, a pesar del temor, sin decoro, en la ansiedad; en la alegría, en la histeria, en el dolor, en la incertidumbre, en el éxtasis. Escribir sin freno, sin  delicadeza,  con ternura, con cólera, sin prisa, en la premura, en la urgencia, en la soledad,  escribir, escribir, escribir. 
 
Escribir en la desnudez, en la culpa, en el desasosiego, en el descampado, en la calidez, en la paranoia, escribir en la insatisfacción, en el cuestionamiento, en la placidez, en el descontento. Escribir, escribir, escribir. 
 
Escribir con sed, en la agonía, con la herida abierta, escribir en carne viva, en la restauración, en el quebranto, como terapia, como compañía, como catarsis, como expresión, como realización.  Escribir, escribir, escribir.
 
Escribir en la desconfianza, en el vacío, como sanación. Escribir sana, escribir cura, fortalece, encausa, satisface, escribir libera.  Escribir, escribir, escribir a todas horas, todos los días, como respiración…
Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado 
contacto@cronicasdeunainquilina.com
03 de octubre de 2017, Estados Unidos.