Por Diony Sanabia

Washington, 3 oct (PL) La decisión del Departamento norteamericano de Estado de ordenar hoy la salida de 15 diplomáticos cubanos de esta capital resulta arbitraria y carece de base legal según nacidos en el país caribeño que residen en Estados Unidos.

El paso dado por el gobierno del presidente Donald Trump no tiene razón de ser, manifestó a Prensa Latina Andrés Gómez, coordinador nacional de la Brigada Antonio Maceo.

Dicho grupo integra la coalición Alianza Martiana, que reúne a diversas organizaciones de la emigración cubana en la sureña ciudad de Miami, Florida.

Estados Unidos justificó sus medidas con el argumento de falta de acciones en la isla para proteger a diplomáticos, pese a las reiteradas garantías de La Habana de que cumple rigurosamente la Convención de Viena de 1961 sobre el tema.

Rex Tillerson, secretario norteamericano de Estado, manifestó en un comunicado que esa fue la razón para ordenar este martes al país caribeño la salida de 15 diplomáticos.

‘Cuba no tomó las medidas apropiadas para proteger a nuestros diplomáticos de acuerdo con sus obligaciones en virtud de la Convención de Viena’, apuntó el texto.

La comunicación también hizo referencia a incidentes de salud reportados por miembros del servicio exterior norteamericano con presencia en la nación antillana.

Cuatro días atrás, Washington anunció la retirada de más de la mitad del personal de la Embajada estadounidense en La Habana, y Cuba repitió entonces que no tiene responsabilidad con los hechos referidos.

Más allá de tales determinaciones, el Departamento de Estado reconoce que los investigadores no han podido determinar quién es responsable o qué causó los incidentes, a los cuales Estados Unidos califica de ‘ataques’ sin tener conclusiones al respecto.

Estados Unidos, mediante oficiales del Buró Federal de Investigaciones, no ha encontrado nada, absolutamente nada, que inculpe a Cuba, acotó Gómez.

No existe responsabilidad dada a persona o entidad alguna por los incidentes, recalcó, antes de referirse a las decisiones de Washington como posibles formas para dar fin a los nexos diplomáticos entre ambos países, que fueron restablecidos en julio de 2015 después de más de medio siglo de ruptura.

Como cubanos emigrados, precisó, repudiamos estos pasos pues afectan nuestra relación con las familias en Cuba y las posibilidades del pueblo de la isla a vivir y desarrollarse en paz.

A juicio de Gómez, la extrema derecha cubanoamericana de Florida es en gran medida responsable de la continuidad de una política de agresiones y de guerra contra su país de origen.

Nosotros los responsabilizamos (a los seguidores de esas posiciones, entre ellos el senador Marco Rubio) por los daños y angustias que va a padecer el pueblo cubano, indicó.

También consideró que en el actual contexto la IV Reunión de Cubanos Residentes en Estados Unidos, prevista para celebrarse a finales de este mes en Washington, será más importante que nunca.

lma/dsa