Madrid, 27 sep (PL) La policía regional de Cataluña expresó hoy preocupación ante las disposiciones de la Fiscalía, que a instancias del gobierno español ordenó clausurar los colegios electorales para impedir el referendo independentista del domingo en esa región.

Tal inquietud fue trasladada este miércoles a la Fiscalía Superior de Cataluña por el mayor de los Mossos d’Esquadra (policía catalana), Josep Lluís Trapero.

En un escrito, el mayor de los Mossos advirtió que precintar las escuelas y otras instalaciones habilitadas como centros de votación para la consulta secesionista, prohibida por la justicia española, puede poner en peligro el orden público.

Según el instituto armado autonómico, ‘el cumplimiento de instrucciones no excluye la responsabilidad profesional de contemplar que aplicarlas puede acarrear consecuencias no deseadas’, como alteraciones del orden público.

‘Estas consecuencias se refieren a la seguridad ciudadana y el más que previsible riesgo de alteraciones de orden público que se puedan derivar’, puntualizó el cuerpo policial en la red social Twitter.

Afirmó que la aplicación de las medidas de la Fiscalía se ajustará a los principios básicos que rigen cualquier actuación policial, es decir, ‘la necesidad de ser especialmente cuidadosos con los principios de oportunidad, proporcionalidad y congruencia’.

A petición del Ejecutivo español de Mariano Rajoy, el fiscal superior de Cataluña instruyó la víspera a los Mossos el despliegue de un amplio dispositivo para cerrar los recintos electorales y evitar la votación del 1 de octubre, suspendida por el Tribunal Constitucional.

El objetivo es impedir la celebración física del referéndum de autodeterminación convocado por las autoridades separatistas de esa comunidad autónoma del noreste de España, que desean proclamar un Estado independiente.

En opinión de analistas, la misión encomendada a los Mossos los coloca en una situación incómoda por su evidente cercanía con la ciudadanía catalana, profundamente dividida sobre la conveniencia de permanecer en España o separarse de este país.

‘Que nadie se equivoque, la misión principal de las policías, Mossos d’Esquadra, Guardia Civil y Policía Nacional es garantizar derechos, no impedir su ejercicio’, avisó hoy en Twitter el director de la fuerza regional, Pere Soler.

Según los cálculos de la Generalitat (gobierno de Cataluña), el 1 de octubre debería contar con más de dos mil puntos de votación en toda la región, incluyendo escuelas, institutos, bibliotecas, centros cívicos o ambulatorios.

Tras la confiscación por la Guardia Civil de material electoral y casi 10 millones de papeletas, la administración de Rajoy dio por neutralizado el escrutinio, pero la Generalitat prometió sacar las urnas el domingo.

ocs/edu