Por Miguel Fernández Martínez

Caracas, 13 sep (PL) La reciente gira internacional del presidente venezolano, Nicolás Maduro, permitió reafirmar las relaciones con varios países de Europa, Asia, África y Oriente Medio, en momentos en que Estados Unidos pretende cercar diplomática y económicamente a Venezuela.

En un recorrido internacional que lo llevó a Argelia y Kazajistán, donde participó en la Cumbre de la Organización para la Cooperación Islámica (OIC), en su condición de presidente del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal), Maduro precisó a su regreso a Caracas que ‘la premisa fue fortalecer las relaciones de cooperación con ese mundo emergente que va a sustituir al mundo de los imperios’.

En opinión del mandatario, Venezuela debe asumir la ‘construcción de un nuevo mundo, pluripolar y multicéntrico’, y resaltó que, en estos momentos difíciles, ha sido evidente la solidaridad de los pueblos con la nación suramericana.

‘Se ha levantado como nunca antes una ola de simpatía en el mundo en favor de la Revolución bolivariana. Se ha levantado una ola como nunca antes, con respeto y admiración, por los 120 días de violencia que vivimos promovida por la derecha’, subrayó Maduro.

Una intensa gira que duró 77 horas -desde el viernes y hasta el lunes último- que se inscribe en el objetivo de fomentar relaciones de hermandad y desarrollo compartido.

En su apretada agenda, el mandatario venezolano sostuvo encuentros en Astaná, Kazajistán, con sus homólogos de Turquía, Recep Tayyip Erdogan; de Irán, Hassan Rouhani; con el mandatario del país anfitrión, Nursultan Nazarbayev, mientras que en Argel se reunió con el presidente del Senado, Abdelkader Bensalah.

Como resultado de esta gira internacional, Venezuela formará parte en lo adelante como miembro observador de la Organización para la Cooperación Islámica, que agrupa a 57 países musulmanes, algunos de ellos considerados como economías emergentes, ‘de los más poderosos del mundo’, en opinión del jefe de Estado venezolano.

En sus conversaciones con los dirigentes iraníes, se abordó el tema de la próxima reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y no OPEP, que se efectuará en Viena el 20 de septiembre, y donde se espera se ratifique el acuerdo de regulación de la producción petrolera con el fin de coadyuvar a la estabilización de los precios.

También se acordó reforzar la agenda bilateral, durante un encuentro de la Comisión Mixta de Venezuela-Irán, a efectuarse próximamente en Teherán, que contemplará la firma de acuerdos vinculados con la alianza energética, construcción de viviendas y desarrollo de la industria farmacéutica.

Por su parte, en los diálogos con la dirigencia turca, se acordó realizar una reunión de la Comisión Mixta binacional con Turquía, en Estambul, para abordar aspectos vinculados con la cooperación aérea, alimentaria, financiera, energética, comercial, económica, industrial, tecnológica, política y espiritual.

A su vez, con Argelia se suscribirán próximamente convenios en materia petrolera, y durante la visita de Maduro al país norafricano se revisaron nuevas formas de cooperación en agricultura e intercambio de experiencias productivas.

El mandatario venezolano anunció también, que Venezuela tendrá en los próximos meses su embajada en Astaná, Kazajistán, ‘para seguir construyendo acuerdos en todas las materias’.

lma/mfm