Brasilia, 21 ago (PL) La educación es la mejor inversión que Brasil puede hacer para favorecer el desarrollo y garantizar su competitividad internacional, afirmó hoy el presidente Luiz Inácio Lula da Silva al recibir el título de Doctor Honoris Causa.

Este país sólo podrá ser grande y competitivo cuando el acceso a la universidad deje de ser un privilegio y se convierta en un derecho de todos, subrayó el exdignatario ante un entusiasta y colmado auditorio en la Universidad Federal de Sergipe (UFS), ubicada en el municipio de Lagarto.

Lula agradeció ‘de corazón’ el título conferido por esa institución, creada por su gobierno en 2010, y dijo que quería compartirlo con la comunidad académica de la UFS y con quienes luchan y lucharán por una enseñanza pública de calidad.

‘Negar el acceso de la mayoría a una enseñanza pública de calidad fue una forma de perpetuar la desigualdad, porque siempre temieron al carácter libertador de la educación’, remarcó el exmandatario después de recordar que hasta mediados del siglo XX la mayor parte de los brasileños eran analfabetos.

Lula encomió la labor desplegada por la Universidad Federal de Sergipe, la cual -dijo- se distingue por la vocación para las investigaciones y la calificación de su cuerpo docente, así como por su opción a favor de las políticas públicas de inclusión y por su integración a la realidad social de la región.

En ese sentido, recordó que el Nordeste de Brasil fue siempre conocido por las sequías, el hambre, la pobreza y por ser un ‘exportador de miserables a la región Sur del país’.

Sin embargo, significó, la creación por los gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT) de siete universidades permitió elevar de 750 mil (en 2004) a alrededor de un millón 400 mil plazas (2014) en estos centros de altos estudios, con lo cual por primera vez en la historia el Nordeste tiene hoy más universitarios que el Sur.

Esto -afirmó- fue solo parte de lo que hicimos para corregir la injusticia histórica cometida contra el pueblo nordestino.

En la parte final de su discurso, interrumpido por salvas de aplausos y gritos de ‘Lula, guerrero del pueblo brasilero’, el ex presidente instó al auditorio a ‘no desistir, por mayores que sean las dificultades, de soñar con un futuro mejor’.

El proyecto ‘Lula Por Brasil’, ideado por el PT, pretende escrutar la realidad del país en el contexto de las grandes transformaciones legadas por los gobiernos de Lula y Dilma Rousseff, y también constatar el desmonte de los programas y políticas públicas de desarrollo e inclusión social acometido por el golpista Michel Temer.

La iniciativa cuenta además con la participación de la Fundación Perseu Abramo, que acaba de lanzar el programa Brasil en Movimiento, cuyo propósito fundamental es estimular una nueva estrategia política para el Partido de los Trabajadores, a partir de recomendaciones y propuestas de la propia sociedad.

En sus 20 días de recorrido por el Nordeste del país, la Caravana de la Esperanza visitará 25 ciudades de los estados de Bahía, Sergipe, Alagoas, Pernambuco, Piauí, Paraíba, Río Grande del Norte, Ceará y Maranhao, en los cuales se concentra aproximadamente un cuarto de la población del país.

lma/mpm