Caracas, 1 jul (PL) Venezuela rechazó la injerencia de Colombia en sus asuntos internos y le reiteró el llamado para que respete su soberanía, en aras de sostener buenas relaciones bilaterales y promover la paz entre naciones hermanas.

La cancillería venezolana emitió recientemente un comunicado, dado a conocer anoche en medios periodísticos, en el que reitera la comunicación emitida el 8 de mayo y en la cual rechaza las agresiones emprendidas desde Colombia contra las autoridades bolivarianas.

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela condena las agresiones sistemáticas del gobierno de Colombia, observadas en su comunicado emitido el 28 de junio de 2017, den el que se evidencia el cinismo y la doble moral proveniente de un gobierno que supuestamente enarbola la bandera de la paz, expresa el documento firmado en Caracas.

‘Llama la atención -agrega- la forma como el Gobierno de Colombia equipara un acto terrorista contra las sedes del Tribunal Supremo de Justicia y el Ministerio del Interior con incidentes menores, propios de la diatriba política ocurridos en la Asamblea Nacional’.

El texto subraya que ‘resulta reveladora y contradictoria la rápida reacción del gobierno de Colombia por las descalificaciones contra el Ministerio Público (Fiscalía) por atentar contra la autonomía de un poder público, mientras interviene groseramente violando la soberanía de un Estado independiente’.

La respuesta venezolana añade que ‘constituye un hecho risible que el Gobierno de Colombia se refiera a la existencia de presos políticos en Venezuela cuando cuenta con nueve mil 500 presos políticos en sus cárceles, y asesinatos por razones ideológicas ocurren con trágica frecuencia en ese país’.

Recordó además al gobierno colombiano ‘que el alto grado de conflictividad y violencia registrado en su país durante más de 60 años son resultado de gravísimos problemas que enfrenta su pueblo, ampliamente reconocidos y documentados por organismos internacionales’.

Entre ellos -subraya- ‘destacan las desapariciones forzadas, la pobreza, la exclusión, la desigualdad, el paramilitarismo y el narcotráfico’.

ocs/mfm