Moscú, 25 jun (PL) La salida de Estados Unidos del Tratado de Eliminación de Cohetes de Corto y Mediano Alcance desataría una nueva carrera armamentista en el orbe, consideró hoy el presidente del Comité de Seguridad y Defensa del Senado ruso, Viktor Ozerov.

La Casa Blanca estudia varias propuestas de congresistas para una renuncia al mencionado convenio, según la publicación Politic, citada por la televisión capitalina.

Ozerov consideró que, si la salida norteamericana de la mencionada avenencia se traduce en más armamentos y un nuevo despliegue de misiles, Rusia de ninguna forma cerrará los ojos ante esa realidad y aplicará las medidas de respuesta necesarias, advirtió el senador.

Además, el legislador señaló que Estados Unidos carece de razón alguna para acusar a este país de incumplimiento del acuerdo, pues todo su arsenal se destruyó ante la presencia y control de los norteamericanos e, incluso, eliminó un millar de misiles más que Estados Unidos.

Por ello, estimó el senador, las propuestas de abandonar el acuerdo firmado en 1982 solo pueden ser una continuación de la histeria antirrusa en Occidente y en específico en Washington, opinó.

Estados Unidos sitúa nuevos tipos de1 bombas atómicas en Europa que pueden ser situadas en cazabombarderos F-16 de nueva generación, mientras despliega en naves de guerra los sistemas Eagle con el anunciado propósito de interceptar misiles.

Sin embargo, los expertos rusos denuncian que las mencionadas rampas pueden ser empleadas para cohetes alados Tomahawks, con un alcance de hasta dos mil kilómetros. mgt/to