Buenos Aires, 17 jun (PL) El legado de Ernesto Che Guevara y Jorge Ricardo Masetti, los dos grandes argentinos que hicieron posible hace 58 la creación de la Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina, fueron enaltecidos hoy aquí en una emotiva velada.

Argentinos y cubanos se unieron para festejar un nuevo aniversario de esa agencia, nacida el 16 de junio de 1959 por iniciativa del líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro.

La casa de la amistad argentino-cubana sirvió de escenario para un panel encabezado por destacadas personalidades y la apertura de una exposición con 50 fotos inéditas del guerrillero argentino-cubano, a quien la Agencia dedicó estos 58 años.

Prensa Latina es la antítesis a ese periodismo banal, un periodismo investigativo, serio, responsable, transparente y sobre todas las cosas al lado de la justicia y la verdad de los más necesitados de este mundo, resaltó durante la cita el embajador cubano en Argentina, Orestes Pérez.

El diplomático recordó que también formó parte de la Agencia en sus momentos más duros, durante el llamado período especial que atravesó la isla y apuntó que hoy, más de cinco décadas después, sigue siendo una escuela, un lugar para dar voz a los más necesitados.

Estamos homenajeando hoy el nacimiento de una institución que acompañó a la Revolución desde el inicio y nos sigue acompañando ahora, resaltó tras recordar anécdotas y momentos vividos a lo largo de la historia de este medio de comunicación, que tiene presencia en 35 países.

Por su parte, Carlos Calica Ferrer, entrañable amigo del Che y compañero en su segundo viaje en motocicleta, destacó la hazaña de otro de sus fundadores, Masetti, y la amistad que lo unió al guerrillero argentino-cubano.

Tuvo la valentía y osadía de subir a la Sierra Maestra y ser el primer periodista argentino y el segundo en el mundo en entrevistar a Fidel y al Che, dijo tras recordar a otros grandes que formaron parte del núcleo fundacional de la agencia como el argentino Rodolfo Walsh o el Nobel colombiano Gabriel García Márquez.

Las anécdotas, la nostalgia de una época compleja y los nombres de muchos que ya no están, fueron rememorados por el destacado intelectual y profesor Victor Ego Ducrot, quien trabajó en Prensa Latina en las décadas de 1970 y 1980.

‘El periodista chileno Sergio Pineda fue el que convenció al Gabo (Gabriel García Márquez), que no tirara por el balcón de aquel edificio donde se ubicaba la agencia un texto, saben cuál era: Cien años de soledad. Eso pasaba en Prensa Latina’, relató.

Ego Ducrot rememoró aquellos tiempos cuando la agencia era un hervidero noticioso y encomió a muchos nombres que ya no están como el brasileño Aroldo Wall, quien por aquel entonces, dijo, era el jefe de la sección documentación, el cerebro de la agencia.

Con su guayabera blanca y su cigarrillo popular colgando del labio aparecía en la redacción, venía con alguna idea que había extraído de un cable, era especialista en monitorear el circuito informativo internacional, contó tras mencionar también a otros grandes que pasaron por la agencia durante esos años y los retos que tenían que sortear para lograr colar el mensaje con la inmediatez requerida en épocas difíciles.

Uno de los mejores años de mi vida profesional lo viví en Prensa Latina, resaltó el autor, quien agregó que hoy, esa frase icónica de Masetti de que el periodista tiene que ser objetivo pero no imparcial fue inspiración teórica de la Universidad de La Plata.

Al tomar la palabra en el acto, el joven Santiago Masetti, nieto del fundador de la Agencia, destacó la gran amistad que unió al Che y Masetti, un compañerismo a primera vista, dijo.

En esa búsqueda por continuar el legado de su abuelo, el hoy también periodista apuntó que Prensa Latina es una maestra que ‘me enseñó y enseña a pensar y narrar desde nuestro propio país que es nuestra América y al mundo en idioma latinoamericano’.

No es posible la práctica del periodismo entendido por fuera de un proyecto revolucionario. La Prensa Latina que fundó y puso en marcha mi abuelo solo se explica por las transparentes presencias de Fidel y el Che.

Masetti, recordó, señaló que en el periodismo debemos ser objetivos pero no imparciales, porque no se puede ser imparcial ante el bien y el mal, concepto que desarticula la falsa dicotomía entre la objetividad y subjetividad, apuntó.

Mensajes en homenaje a la agencia fueron enviados al encuentro, entre ellos, el del hermano menor del Che, Juan Martín Guevara, y el de la intelectual y periodista Stella Calloni.

A la cita asistieron destacadas personalidades, entre ellas el diputado nacional Julio Raffo, miembros del grupo de solidaridad con Cuba (Mascuba), del proyecto Navegando con el Che y del Capac (Club Argentino de Periodistas Amigos de Cuba)

Como colofón, los participantes del proyecto Navegando con el Che entregaron a los participantes un diploma con las imagen del Che y Masetti.