jose-marti-27OSCAR H. AVELLANEDA

La Asociación de Cubanas y Cubanos Residentes en Venezuela repudió el ultraje cometido contra las estatuas de los próceres José Martí, Héroe Nacional cubano, y Luis Brión, prócer que luchó en la primera Guerra de independencia de Venezuela, ubicadas en la Plaza Chacaíto, a las cuales les colocaron capuchas, como las empleadas por los elementos criminales que generan vandalismo y violencia desde hace más de 50 días.

Al condenar esta acción la calificaron de “provocadora, irrespetuosa y vandálica”, agregando:

“Reivindicamos el legado del Apóstol y guía de todas las generaciones de Cubanos que le han precedido dentro y fuera de Cuba, nuestra Patria y reafirmamos nuestro amor y respeto por la historia, los símbolos y la cultura cubana, de Venezuela y todos los pueblos del mundo”.

Subrayaron que Martí “nunca se cubrió el rostro para decir su verdad y hasta el sol hubo de iluminarle en el instante aciago de su caída en combate”.

“Una capucha no podrá apagar la mirada del Maestro, ni ocultará en sus ojos el sentido del bien y de justicia. Una capucha no apagará la luz penetrante de un hombre que fue capaz de ver mil años en dirección al futuro. Una capucha no detendrá jamás el amor como energía revolucionaria”.

También el 11 de marzo de 1949 un marino norteamericano, ultrajó la estatua de Martí en el Parque Central de La Habana, mientras sus compatriotas lo ovacionaban y el hecho producía indignación en los Habaneros.

En aquella época todos los fines de semana llegaban los buques de guerra norteamericana para que los marinos se lanzaran a las calles sedientos de vicios, invadiendo bares, cantinas y prostíbulos.

Llegó allí la policía con el único propósito de disolver a  empujones a los indignados, y solo procedieron al arresto de los profanadores cuando se percataron, que ni siquiera los disparos efectuados al aire lograban dispersar a la multitud.

Al día siguiente en primera plana de la prensa cubana se publicó la foto de Fernando Chaviano, un fotógrafo aficionado, que mostraba al marino mientras usaba como asiento la cabeza de Martí.

Enrique de la Osa en la revista Bohemia del 20 de marzo de 1949 escribió:

«Pocas veces —tal vez nunca— se había visto en la Isla una reacción tan súbita y unánime. De todas las provincias, de todos los ámbitos de la capital llovieron sobre las redacciones de los periódicos y las estaciones de radio telegramas y declaraciones. Veteranos, obreros, campesinos, intelectuales, mujeres, asociaciones de toda índole, dieron constancia de su protesta y pidieron  sanción para los escarnecedores”.

“La indignación ciudadana creció cuando se supo que el capitán Thomas Francis Cullens, agregado naval de la embajada norteamericana, había conseguido que la Policía le entregara a los marinos presos a fin de juzgarlos según las leyes estadounidenses”.

Ese día un grupo numeroso de estudiantes universitarios se dio cita frente al edificio de la embajada norteamericana, para protestar. Ente ellos estaban Alfredo Guevara, Baudilio Castellanos, y Fidel Castro, quien fuera uno de los primeros en arribar a la Plaza.

Centenares de personas se sumaron a los estudiantes. Exigían que los marinos culpables fueran devueltos a fin de que los juzgaran tribunales cubanos.

El embajador Robert Butler salió al balcón del edificio, y se disponía a hablarles a los congregados, pero no pudo hacerlo porque en ese momento desembocó un contingente policial desplegando toda su capacidad represiva, atacando a la multitud con palos y latigazos.

Nada habían hecho por impedir el escarnio a Martí. Protegieron a los marinos de la cólera ciudadana y los entregaron luego a sus superiores, en lugar de retenerlos para someterlos al proceso legal correspondiente. Ahora, una vez más, trataban de sofocar la justa indignación popular.

Poco después Fidel y sus compañeros declaraban a la prensa: «Paradójicamente, policías cubanos atacaron a estudiantes y al pueblo que solo trataban de defender la dignidad de la patria mancillada. ¿Por qué no desplegaron esa agresividad y celo frente a los osados marineros que ultrajaron a nuestro más grande prócer?».

Cuando el Embajador comprendió que no aplacaría a los manifestantes, fue hasta el Ministerio de Estado, pidió excusas por el incidente, y salió al salón donde aguardaban periodistas y dirigentes estudiantiles, para leer una nota que sería dada a la publicidad.

Aludía allí a la participación de su país en la lucha cubana por la independencia, y el estudiante Guevara le salió al paso para recordarle que Washington con la Enmienda Platt había conculcado la soberanía cubana, y le echó en cara la impuesta base naval norteamericana en Guantánamo.

(Alfredo Guevara fue posteriormente el creador y presidente fundador del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos, y Director fundador del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana).

En aquel momento los heridos y contusos dejados por la represión policial eran asistidos en las casas de socorro. Se conserva una foto en la que se aprecia al estudiante Baudilio Castellanos en el momento en que mostraba a la prensa las marcas de la salvaje golpiza, de que había sido objeto por parte de la Policía. Fidel le acompañaba.

Cuatro años después, Castellanos participaría en el juicio por los sucesos del cuartel Moncada como uno de los abogados de los atacantes.

El día 13 levaba anclas la flotilla de guerra norteamericana, como medida adicional para echar tierra al asunto. Poco después se sabía de la sanción dictada contra el principal culpable: una corte militar “lo condenaba a 15 días de confinamiento” (¡!) en el barco donde cumplía servicio.

Nicolás Guillén, considerado por su obra el Poeta Nacional de Cuba, dedicó uno de sus poemas a la afrenta:

“Ví una vez un marinero.
Yo lo ví subir.
en una alta frente de mármol
y en esa frente escupir.

Un yanqui de su embajada
señores vino por él.
cañones los protegieron
y bajo cañones se fue.”

¿Qué dirán ahora de esta afrenta a la memoria de Martí los Cubanos de Miami, que apoyan a los terroristas de la extrema derecha Venezolana?

Fuentes:
http://prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=88934&SEO=cubanos-residentes-en-venezuela-repudian-ultraje-a-estatua-de-marti
https://www.ecured.cu/Luis_Bri%C3%B3n
http://www.juventudrebelde.cu/columnas/lectura/2012-03-31/la-repulsa-popular-ante-un-ultraje-a-marti/
https://www.ecured.cu/Alfredo_Guevara
https://www.ecured.cu/Nicol%C3%A1s_Guill%C3%A9n
http://baracoesasantiaguera.bloguea.cu/2012/03/11/ultraje-vergonzoso-de-un-marine-yanqui-a-la-estatua-de-marti/