oea1-1Caracas, 16 abr (PL) El secretario general de la OEA, Luis Almagro, y varios cabecillas opositores resultaron hoy las principales representaciones incineradas en esta capital durante la quema de Judas, ceremonia que se celebra cada Domingo de Resurrección.

En la plaza Oleary, junto al máximo dirigente de la Organización de Estados Americanos (OEA), también se realizaron insólitas quemas de muñecos con fotografías del político de derecha Julio Borges, quien ejerce de manera ilegal la presidencia de la Asamblea Nacional (de mayoría opositora).

Este domingo, los caraqueños igualmente rechazaron el reciente ataque ordenado por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, contra un complejo de túneles del Estado Islámico en Afganistán, donde usaron por vez primera la mayor bomba no nuclear que existe en el mundo.

Venezuela celebra durante el Domingo de Resurrección la quema de Judas, una práctica que refiere a la traición de Judas Iscariote a Jesús Cristo, según la leyenda cristiana, y en la cual el pueblo manifiesta sus juicios respecto a las circunstancias políticas, sociales y económicas de la nación.

Por tradición, los pobladores escogen personajes políticos a quienes consideran indignos por sus acciones, y con sus fotografías o pinturas de sus rostros elaboran monigotes o muñecos a base de materiales de desechos y luego los incendian.

Sin la mediación de ningún partido político, el pueblo trató como Judas incluso a Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, político condenado a 13 años, nueve meses y siete días por promover y participar en actos vandálicos como parte del plan de derrocamiento del presidente Nicolás Maduro, llamado La Salida.

Además de con otros políticos, Tintori se reunió con los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y Argentina, Mauricio Macri, durante una campaña internacional para exigir la aplicación de la Carta Democrática de la OEA en Venezuela, lo cual vislumbra la posibilidad de una intervención militar en la nación suramericana.

Asimismo, corrieron la suerte de Judas, entre otros, el Arzobispo de Caracas y cardenal de la Santa Iglesia Católica, Jorge Urosa Sabino, el dirigente del partido opositor Voluntad Popular, David Smolansky; y Henrique Capriles, líder del derechista Primero Justicia y gobernador del Estado Miranda.

Estas ceremonias se repitieron en la comunidad de San Agustín, la urbanización El Paraíso, la avenida Lecuna y la mayoría de las plazas y recodos de esta ciudad.

arc/raj