maduro-231016

Caracas, 7 abr (PL) El Gobierno de Venezuela rechazó hoy las declaraciones del almirante Kurt Tidd, jefe del Comando Sur de Estados Unidos, quien aseguró que la supuesta crisis humanitaria de la nación suramericana puede exigir una solución a nivel regional.

Protestamos categóricamente los conceptos emitidos por Tidd, que prefiguran una agresión sobre Venezuela, al amparo de la falaz doctrina de seguridad colectiva de la región, declara un comunicado divulgado por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Esta afirmación se enmarca en el concierto intervencionista del grupo de gobiernos que hostigan y acosan a Venezuela mediante la construcción de falsos supuestos acompañados de operaciones mediáticas y fraudes procesales en el marco de la Organización de los Estados Americanos (OEA), agrega el texto.

La comunicación señala que la declaración hostil de Tidd está comprendida en el ‘guión que han venido repitiendo los voceros y ejecutores regionales del plan de intervención contra Venezuela para justificar sus codiciosas pretensiones sobre nuestros recursos, amenazando gravemente la paz de nuestra Patria’.

Tal como lo hiciera su predecesor, el general John Kelly, a finales de 2015, este alto oficial emite opiniones capciosas sobre la situación política, económica y social de Venezuela, afirma la declaración.

Sin lugar a dudas, recalca, forman parte del bien conocido libreto de intromisión y provocación para justificar, alegando razones humanitarias y mediante el subterfugio de ‘la respuesta a nivel regional’, una futura intervención bélica en nuestro territorio, cuyo objetivo real no es otro que el derrocamiento del gobierno legítimamente constituido.

Asimismo, subraya que estas declaraciones suceden cuando se ejecuta una feroz arremetida internacional contra Venezuela en la OEA, ‘por lo cual no queda la menor duda que forman parte del mismo oscuro plan de dominación que viene desarrollándose en contra de nuestro pueblo’.

Alertamos a la comunidad internacional que está en marcha un plan para socavar la soberanía e integridad territorial de Venezuela, contraviniendo la Carta de las Naciones Unidas y sus principios y propósitos, indica el comunicado.

Venezuela repudia este nuevo acto de injerencia, contrario al principio de autodeterminación de los pueblos, y ratifica el irreductible compromiso de las Instituciones de la República Bolivariana de defender la libertad, la soberanía y la independencia de la Nación, como parte del legado histórico de nuestros libertadores, concluye.

ymr/raj